Foto: Pilar Hanes / Mundo Hispánico

Diseñadora mexicana Georgina Herrera, habla sobre lo que tuvo que vencer para lograr el éxito profesional (VIDEO)

Georgina Herrera, originaria de Guadalajara, México habló sobre los obstáculos que tuvo que vencer para lograr colocar sus diseños de joyería en grandes almacenes y pasarelas.

La diseñadora cuenta como por cuestiones de trabajo de su esposo, Eduardo Luckie, la familia de cuatro se mudó a Overland Park, Kansas. Herrera es psicóloga de profesión con maestría en Relaciones Internacionales que creció en el mundo de las joyas, sin embargo, no fue hasta que llegó a los Estados Unidos que decidió a poner a trabajar su talento.

ESTÁ RELACIONADO: Artista de Houston busca alejar a los jóvenes de las drogas, violencia y pandillas por medio del arte móvil (VIDEO)

Para Herrera, los retos a los que se enfrentó son los de cualquier inmigrante. “Es algo que no es fácil, no importa como vengas, si vienes obviamente depende de tu situación, a veces es más difícil una que otra”, indicó.

La mujer agregó que tuvo que adaptarse a la vida en este país, la barrera del idioma también la frenó al principio, sin embargo, narra cómo a lo largo del tiempo se ha dado cuenta que la gente siempre está dispuesta a ayudar.

Su trabajo ha sido expuesto en grandes pasarelas tanto en Kansas City, Kansas, donde ha formado parte de la semana de la moda, como en Nueva York, actualmente sus diseños se venden en establecimientos grandes como Halls.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Nadie amenazará a México con muro: López Obrador

Herrera dijo que por dos años contactó al gerente de la tienda a través de correros electrónicos para pedirle una oportunidad y finalmente, después de mucho insistir pudo sentarse frente a él; desde entonces sus diseños se venden en Halls.

Poco a poco se ha ido expandiendo a Dallas, Texas, Saint Louis, Missouri y en Chicago. La diseñadora considera que el dar a la comunidad de corazón abre puertas y el perder el miedo a intentarlo también. “Me he quitado mis egos y mis miedos y he dicho, si me va bien, bien y si no, no estaba, ¿Qué puedo perder?”.

Poco a poco su mercado empieza a crecer, ahora presenta unas bolsas realizadas en Oaxaca, México y de alguna forma está apoyando a los nativos del lugar promoviendo sus productos. Piensa seguir creciendo y probando nuevos artículos.

ES TENDENCIA:

Top Stories