Imágenes y edición de video: Samantha Díaz/

Un descuido en la gasolinera lo llevó a manos de ICE (VIDEO)

La vida de Yazmín Torres cambió de la noche a la mañana en tan solo segundos. Jamás imaginó que su familia experimentaría lo que ocurrió el pasado 17 de julio, cuando su esposo, César Antonio Guzmán Alvarado, fue detenido en una gasolinera. El incidente sucedió en cuestión de minutos y la mujer aún trata de entender las razones por las que Guzmán está privado de su libertad.

Según contó a MundoHispánico, todo comenzó cuando Guzmán, de origen salvadoreño, salió a trabajar como de costumbre esa mañana de julio. Durante la jornada, acudió a un puesto de gasolina en la localidad de Peachtree City, ubicada al suroeste de Atlanta, para comprar unos refrigerios. Sin darse cuenta, en un abrir y cerrar de ojos, sus llaves quedaron dentro de la ‘troca’ que manejaban sus compañeros.

“Mientras él estaba intentando abrir el carro, se acercó un oficial (de la policía local) y César le preguntó si podía ayudarlo. El oficial entonces le pide la identificación y él se la da. Es su ID de El Salvador. Resulta que en ese transcurso, el oficial lo detuvo porque tenía una orden de deportación previa que no sabíamos que tenía”, narró Torres.

TE PUEDE INTERESAR: Inmigración arresta a capitán de selección nacional de fútbol (VIDEO)

El reporte policial indica que al Guzmán pedir ayuda tuvo que llenar una forma que la policía pide antes de abrir cualquier vehículo. Una vez el oficial introdujo los datos de Guzmán en el sistema de su patrulla, este mostró que Guzmán tenía una orden de arresto del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), por no haberse presentado a una corte de Inmigración.

Guzmán, que lleva unos 12 años en el país, fue arrestado de inmediato y llevado a la prisión del condado de Fayette, en donde prácticamente lo estaban esperando los oficiales de Inmigración para llevarlo al Centro de Detención de Stewart.

“Dado su poco tiempo en la cárcel del condado, el proceso de registro no se pudo completar, por lo que no se le ofreció la oportunidad de hablar con su consulado”, sostuvo el reporte con fecha del 17 de julio.

Este medio preguntó a las autoridades de Peachtree City si estaban cooperando con ICE bajo algún tipo de iniciativa como el 287 (G), y uno de sus portavoces dijo que “desconocía de lo que se trataba el programa”, que Guzmán había sido detenido por la orden de arresto que había emitido Inmigración y que constaba en sus récords.

La situación mantiene en vilo a la familia de Guzmán.

“La desesperación es inmensa. Salí hasta donde él estaba detenido. Llamé a la comisaría donde se lo habían llevado. Toque todas las puertas. Fue bien difícil y todavía es difícil. Nunca pensé que me iba a tocar. Lo veía en la televisión. Me daba pena y pensaba que yo nunca iba a pasar por eso”, lamentó la esposa de Guzmán, quien es ciudadana estadounidense y recién planificaban comenzar con el proceso de solicitar la residencia permanente del salvadoreño.

“ICE se lo llevó el mismo día. Primero para Atlanta, luego para Irwin y finalmente para Stewart. Esos días no pude dormir. El desespero fue grande. Nosotros somos creyentes y Dios me ha dado la fuerza porque vivir esta situación no es fácil. Y sé que no soy la única. Hay cientos de personas pasando por esto. Hay que ser un guerrero para que este dolor no te coma día a día”, agregó la mujer.

Pero la detención de Guzmán no es lo más que angustia a su familia. Si no, su estado de salud. Al salvadoreño se le diagnosticó un tumor cerebral hace dos meses y que aún no ha sido tratado.

“Nos enteramos de su tumor hace como dos meses. Él sufrió un accidente de auto y tras varios estudios descubrieron que tenía una masa en el cerebro. Nos acabamos de enterar de que lo que tiene es un tumor cerebral. Aún no había comenzado sus tratamientos”, lamentó Torres mostrando sus récords médicos.

LEE ADEMÁS: Hombre detenido por ICE cuando llevaba a su esposa a dar a luz sí es buscado por asesinato en México, confirman funcionarios

La condición médica de Guzmán es un hecho que desconocían las autoridades de Inmigración, según explicó el mismo detenido a su esposa en una llamada telefónica reciente. Y no fue hasta hace una semana que desde la enfermería de la prisión le preguntaron si tenía dicho padecimiento.

MundoHispánico contactó con ICE para obtener alguna reacción al respecto y saber si Guzmán podría recibir tratamiento en la cárcel. Bryan Cox, portavoz de dicha agencia para la región sureste del país, indicó que “las reglas de privacidad le prohibían hablar de cualquier cosa que tuviera que ver con el tratamiento médico de Guzmán”.

Cox dijo además que el caso del salvadoreño estaba bajo apelación en los tribunales federales de Inmigración y que ICE estaba esperando el resultado de la decisión de ese fuero.

Pero para la familia de Guzmán, el tiempo avanza y cualquier explicación es poca.

“Estoy desesperada. Me levanto todos los días esperando una llamada. De la corte, que lo sacan. No sé… Todas las mañanas me levanto pidiéndole a Dios que haga un milagro. Ahí dentro se alimentan mal, los tratan peor que a los criminales, las camas son un desastre, los baños… Y me preocupa su salud. Su desesperación y tanto pensar qué puede pasar con él. Y ahí dentro, el mensaje es ese: “no vas a salir de aquí, de aquí vas directo para tu país”. Eso es lo que él tiene ahí dentro todo el tiempo. Eso le come la mente a cualquiera. Pero él sabe que yo estoy luchando por él”, manifestó Torres.

Por su parte, el Consulado de El Salvador en Atlanta dijo que había contactado a las autoridades de Inmigración para indagar sobre el estado de salud de Guzmán.

“Solicitamos una conversación vía telefónica o videollamada con el sr. Guzmán. A la fecha no hemos recibido toda la información solicitada. Únicamente sabemos que tiene una orden de deportación final desde el 11 de mayo de 2006, y que a principios de agosto de este año, sometieron un paro de deportación, del cual a la fecha no se tiene una respuesta. Por ello, el sr. Guzmán no puede ser retornado a El Salvador”, sostuvo en una declaración por correo electrónico la cónsul Lucía Ventura.

Ventura expresó que el consulado hará todo lo posible para mantener comunicación con las autoridades de inmigración “hasta contar con todos los datos necesarios que nos permitan dar la asistencia y acompañamiento necesarios al sr. Guzmán, dentro de nuestras facultades, y así asegurar el respeto al debido proceso y que los derechos del sr. Guzmán no sean violentados”.

ES TENDENCIA:

Top Stories