Imágenes: Samantha Díaz/MH

EXCLUSIVA: Joven pierde amparo migratorio luego que policía falsificara pruebas (VIDEO)

Maribel Santander recuerda exactamente lo que pasó en la noche del 5 de julio de 2017. No olvida aquel día, en el que dos alguaciles del condado de Barrow (Georgia) la detuvieron, le hicieron varias pruebas de DUI y la arrestaron sin saber exactamente por qué.

El reporte policial indica que la joven de 32 años “se encontraba en estado de ebriedad y que habían dos latas de cerveza abiertas tiradas en el suelo del asiento del pasajero”, mientras estaba detenida en una gasolinera ubicada en la 1170 Carl Bethlehem Road, en la ciudad de Winder.

Pero eso no era verdad. De hecho, el 90% de lo que indicó el reporte fue falso.

Según la versión de Santander, ella iba conduciendo por una vía principal cuando una patrulla del alguacil del condado la detuvo.

“Yo iba a ver una casa porque me la estaban rentando a un costo muy bajo. Paré en esa gasolinera a agarrar unos cigarros. Cuando yo me meto a la interestatal, veo a un policía atrás de mí y dije yo, ‘¿qué es lo que estoy haciendo mal?’ Cuando me para el policía, simplemente me dice: te voy a parar porque estás manejando bajo la influencia. Y yo hasta me reí, porque dije: ‘¿cómo? ¿cómo yo tomada? ¿a qué se refiere?'”, narró la joven de 32 años, que afirmó no haber bebido ese día.

TE PUEDE INTERESAR: Policía promete no volver a apoyar a Inmigración (VIDEO)

De acuerdo con el relato de Santander, que llegó al país en 1998 procedente de México y es una beneficiaria del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), el oficial le pidió que bajara del auto y realizara las pruebas de alcoholemia.

“Me hicieron el test de pisar y me pusieron el inhalador. (El oficial) me dijo: tienes que inhalar y soplar. Lo tuve que hacer como siete u ocho veces. Mi error fue que sí habían dos latas de cervezas vacías tiradas en el suelo del pasajero porque el día anterior había sido 4 de julio y habíamos ido al lago a celebrar. Pero olvidé dejarlas en la basura”, contó Santander.

Fue entonces cuando los oficiales se pusieron a hablar entre sí y confiscaron las latas de cerveza.

Según el reporte, se trató de los alguaciles James Doss y otro de apellido Suggs, cuyo nombre principal no figura en el documento.

“Después del test, (Suggs) dice: “oh, pero ella tiene licencia de Georgia”. Y Doss dice: “who cares? ¿A quién le importa?)”. Y yo me quedé como: ¿qué está pasando?. Luego tomaron las dos latas de cerveza y se fueron a una esquina.  Estuvieron hablando como ocho minutos y ahí regresaron. Yo no vi lo que ellos hicieron. Me dijeron: tienes que volver a soplar”, narró la joven que es madre de tres niños.

Santander junto a sus tres hijos. Foto: Samantha Díaz/MH

Luego de la repetición de las pruebas, Santander fue arrestada y llevada a la cárcel del condado de Barrow. Allí pensó que podría irse tras pagar su fianza, pero el oficial de turno le dio una de las peores noticias y fue ahí donde empezó su otra pesadilla.

“Cámbiate, tienes un ‘hold’ de inmigración. Y yo: ¿cómo? Si yo tengo DACA, ¿qué es lo que hice mal? Hasta les dije que me hicieran un examen en la sangre para que comprobaran que yo no había bebido. Mira, si yo hubiera cometido un error, acepto mis errores, ¿para qué luchar? Pero no fue así”, manifestó la joven a MundoHispánico.

Santander estuvo unas dos semanas detenida en la prisión del condado de Barrow hasta que un oficial tocó la reja de su celda y le dijo que se iba.

“Yo me sorprendí. Pero cuando me recoge (el oficial) me dice: “tú vas para inmigración”. Y yo cómo: ¿qué está pasando?”.

Las autoridades locales entregaron a la joven al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y fue llevada al Centro de Detención de la Ciudad de Atlanta, en donde estuvo detenida todo un año. Mientras estuvo allí, su DACA se expiró y Santander no pudo renovarlo dada las circunstancias.

“Allí tuve ansiedad, depresión… Me pasó que una vez llegue de la cocina y traía comida, y el oficial la pateó porque no se podía tener comida en la celda. En otra ocasión fui a la cocina, pasó un oficial y me dio una nalgada. Y yo por miedo no dije nada”, lamentó la joven.

Santander junto a su madre, Lucía Hernández, quien tuvo que hacerse cargo de los pequeños durante el tiempo que la joven estuvo detenida. Foto: Samantha Díaz/MH

Tras varios traspiés con sus primeros abogados, Santander le dijo a su mamá Lucía Hernández -quien tuvo que hacerse cargo de sus nietos- que pidiera ayuda a la Alianza Latina Pro Derechos Humanos de Georgia (GLAHR), quienes buscaron recursos legales en la organización Asians Americans Advancing Justice, para defender a Maribel ante lo injusto de su caso.

Sus nuevos abogados confirmaron que, en efecto, el oficial Doss, del condado de Barrow, había falsificado las pruebas de DUI contra Santander. Doss fue destituido de su cargo.

“El oficial fue destituido de su puesto y hay cargos en su contra porque ha hecho reclamaciones fraudulentas sobre otros individuos. Creo que esa investigación aún está en proceso. Pero creo que es desafortunado que Maribel sufrió las consecuencias de sus actos y que esto la puso en riesgo de deportación”, explicó su abogada Van Huynh.

Santander fue entonces liberada el pasado 9 de junio.

No obstante, para su representante legal, la joven pudo haber salido antes de la prisión.

“Sus cargos fueron retirados en enero de este año, sin embargo, ICE la mantuvo detenida hasta el 9 de junio. ICE pudo haberla soltada antes, pero falló en eso. En su lugar, la mantuvo detenida y tuvimos que ir sobre todos estos obstáculos legales solo para que la soltaran. Es desafortunado que alguien que es beneficiaria de DACA y que tiene tres hijos estadounidenses, sea dejada en detención por un año. Es triste que haya sido olvidada por el sistema tanto tiempo, en lugar de mirar su caso”, manifestó la experta legal, quien ofrece servicios en la organización Asians Americans Advancing Justice.

LEE ADEMÁS: Un descuido en la gasolinera lo llevó a manos de ICE (VIDEO)

Hoy, y ya en libertad, Santander tiene un largo camino por recorrer. Recién volvió a solicitar su DACA y le toca empezar de nuevo, pues perdió su casa y sus bienes mientras estaba detenida. La joven trabaja a diario en la construcción para levantar a sus hijos y ayudar a su madre, pero, asegura no tener odio en su corazón. Más bien, está luchando con toda la esperanza del mundo para salir adelante.

“Me faltan cosas, sí, pero lo principal es estar con mi familia. Echar a mis hijos hacia adelante. Solo pido una oportunidad”, reflexionó.

Sin embargo, no olvida. “Pasé un año encerrada. Para mis niños esto es un tiempo que no se puede regresar. Un año de su mamá ausente… Es muy difícil”, expresó la joven.

MundoHispánico contactó al alguacil del condado de Barrow, Jud Smith, para obtener una reacción al respecto y confirmar lo sucedido y este contestó vía telefónica que en efecto, el oficial James Doss había sido despedido.

“No puedo decir lo que pasó durante el proceso de detención de la sra. Santander, porque no estuve allí, pero sí te puedo confirmar que el oficial Doss ya no trabaja con nosotros. Luego de una investigación que se realizó a través de nuestro Departamento de Asuntos Internos, encontramos que no era fiable en la investigación. Tomamos la decisión de despedirlo porque además no era creíble en otras investigaciones anteriores que existían. No sabemos exactamente cómo falsificó las pruebas, pero nosotros nos tomamos nuestro trabajo muy en serio”, confirmó el alguacil Smith.

*¿Tienes alguna historia de tu comunidad que quieras denunciar o compartir con Samantha? Envíale un mensaje a través de su Facebook haciendo click aquí.

ES TENDENCIA: 

Top Stories