Imágenes: Samantha Díaz/MH

Denuncian clínica por presuntamente engañar a hispanos con papeles para Inmigración (VIDEO)

Una clínica que ofrece los exámenes médicos para trámites migratorios está bajo investigación por presunto fraude, informó a MundoHispánico la policía de la ciudad de Marietta (Georgia).

Esto, luego de que al menos tres hispanos denunciaron que sus análisis para su residencia permanente fueron denegados por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS).

Se trata del consultorio The Wellness Center, ubicado en la dirección 2799 Delk Rd SE, Marietta, e identificado en Google como la práctica del doctor David A. Williams. El lugar también aparece en el Internet bajo el nombre de Williams Wellness Center.

De acuerdo con los testimonios de Juan Esteban Arango, Elena Bornacelli y Julio Salinas, sus exámenes médicos fueron devueltos por inmigración luego de que fueran firmados por un doctor que presuntamente murió hace dos años.

Los afectados dijeron que la situación ha sido desesperante pues ha retrasado su proceso ante las autoridades de inmigración.

Para los tres hispanos, la pesadilla comenzó hace dos semanas cuando recibieron una carta de USCIS indicándoles que sus exámenes médicos para presentar su solicitud de residencia habían sido rechazados, y que tenían que repetirlos.

TE PUEDE INTERESAR: Atlanta anuncia que deja de colaborar con ICE

“Ya llevábamos con el proceso cierto tiempo. Fuimos a la cita con la inspectora de inmigración, pensamos ‘qué bueno, ya nos va a llegar la residencia’ y de pronto, recibimos la sorpresa que llega una carta diciendo que tengo que volver a repetir los exámenes médicos de inmigración. Mis exámenes tenían seis meses de haberse hecho, no estaban dentro de un tiempo que podían vencerse e invalidarse”, contó a MundoHispánico Elena Bornacelli, que lleva cerca de cuatro años viviendo en el país.

Según la mujer de origen colombiano, el asombro no quedó ahí. Más bien, aumentó.

“Empezamos a investigar y nos dimos cuenta de que el médico que había firmado nuestros análisis había muerto hacía dos años”, narró Bornacelli, quien dijo haber llegado a esas conclusiones luego de indagar con la persona que estaba ayudándole a presentar sus documentos.

Bornacelli contó que en algún momento llegó a dudar del “profesionalismo” del lugar. Sin embargo, al ver más hispanos en la clínica, sintió cierta confianza. Además, según su esposo, Juan Arango, se trataba de una clínica que familiares y amigos habían visitado anteriormente.

“Llegué aquel día a hacerme mis exámenes médicos y vi a otras personas. Me pareció bastante feo el sitio, más sin embargo había más gente. Y pues, te dejas llevar por la impresión de que hay más personas haciendo lo mismo y dices, okey, en este lugar sí se hacen estos exámenes”, agregó.

No obstante, tras recibir la carta y percatarse del presunto fraude, Arango regresó a la clínica para reclamar a la dueña un reembolso por el dinero cobrado.

“En ese mismo momento nos dirigimos allá para la devolución del dinero. Fuimos tres veces. Ella siempre jugó con esa parte, decía que nos iban a devolver el dinero a la tarjeta, que nos lo iban a enviar a la casa… al final nunca lo devolvió. Y ya entonces fuimos a la policía a presentar el reporte policial. Una vez hicimos eso, en cuestión de media hora ya habían policías y detectives en el lugar porque se cree que estaban incurriendo en muchas faltas en esa clínica”, contó Arango, que lleva más de 15 años viviendo en el país y quien también es originario de Colombia.

LEE ADEMÁS: “Estupendo” negociar con México, dice Trump y al poco tiempo explota contra ‘traición’

El caso fue muy parecido para Julio Salinas, un electricista mexicano que lleva 16 años viviendo en el país y que estaba en el proceso de solicitar su residencia.

“Yo fui a esa clínica porque en algún momento me la recomendó mi abogada. De hecho, cuando yo me hice mis exámenes la primera vez, el doctor Williams todavía vivía. Yo me los hice antes de abril del año pasado y cuando fui precisamente le pregunté a la enfermera, por el doctor y me dijo ‘el doctor Williams murió ya hace un año'”, narró Salinas.

Tras recibir la carta de USCIS indicándole que tenía que volver a repetirse los exámenes, Salinas acudió de nuevo a la clínica.

“Primero me pedía mi cuenta de banco, y me decía: ‘ya está depositado’. Yo hablaba al banco y me esperaba, y nunca pasaba nada. La llamé por teléfono, bloqueó mi número, bloqueó las llamadas de mi hijo también. Entonces ya yo sabía que tenía que presentarme ahí”, dijo Salinas.

“Era difícil porque yo vivo retirado, en Villa Rica. Yo iba a la oficina y no me dejaba entrar. Me decía, ‘ya te mandé el money order’. Yo revisaba el correo y nunca llegaba nada. Volvía a la oficina y le decía: ‘oye, tú dijiste que me ibas a mandar un giro postal y no me has mandado nada’, y así fueron como cinco veces que tuve que ir. Ya hasta la última vez me tuve que meter al consultorio porque no me dejaba entrar, y yo le dije: ‘vengo en paz pero necesito que me reembolses mi dinero porque tuve que hacerme los exámenes otra vez y tuve que pagar ese dinero’, expresó el electricista.

Al final, la propietaria del consultorio solo le reembolso 480 dólares cuando probablemente era más dinero, según Salinas.

Para el hombre, la circunstancia fue injusta y le provocó daños y perjuicios.

“Esto retrasó el proceso porque ya hubiera yo recibido el documento de inmigración. Yo tendría ya que haber arreglado. Imagínese, se me venció mi permiso de trabajo en marzo… de marzo hasta ahorita que se me retrasó el proceso”, manifestó Salinas.

Tanto a Salinas como a Arango les preocupa que esto le pueda estar ocurriendo a más hispanos.

“Es indignante porque retrasa un trámite sumamente legal. Y ya vale de burlarse de la gente porque allá iba puro hispano a hacerse este tipo de exámenes, y sí se me hace injusto que siga haciendo este tipo de trámites sabiendo ella que ya no puede hacerlo”, agregó indignado el mexicano.

Por su parte, para Arango es importante que la comunidad esté enterada y conozca sus derechos. “Es algo que a uno le sorprende porque los hispanos siempre estamos en la boca de las personas, y en este caso no eran hispanos los que estaban haciendo el daño, si no gente de aquí. Gracias a Dios lo de nosotros ya se está resolviendo, pero la idea de nosotros hacer esto es que la gente no caiga en esto mismo”.

La esposa de Arango también tuvo que buscar otra clínica y realizarse los exámenes nuevamente.

“Todo este cuento me perjudicó bastante porque fue un proceso que se retardó. Aún no he obtenido mi residencia. Nosotros hacemos esta denuncia para que más gente no siga cayendo en esta burla”, comentó Bornacelli.

Las autoridades de Marietta, localidad en donde está ubicada la clínica, creen que la mujer es la viuda del doctor y que podría estar usando la firma de su esposo ya fallecido en los exámenes médicos de los pacientes.

Portavoz de la policía de Marietta, Chuck McPhilamy. Foto: Samantha Díaz/MH

“Tuvimos una víctima que vino hace una semana y dijo que todo su papeleo para solicitar la ciudadanía se le había devuelto porque el doctor que firmó los papeles murió”, dijo el portavoz de la policía de Marietta, Chuck McPhilamy.

“Esto fue problemático para ellos porque no solo perdieron 600 dólares, sino que se retrasó su proceso. Eso nos preocupó mucho y queremos enviar este mensaje a la comunidad: si ustedes fueron parte de esto y fueron a la clínica del doctor Williams, sepan que murió. Y su esposa mantiene la oficina médica abierta. Si su documento tiene la firma del doctor David Williams, su documento, aunque esté completo, podría ser devuelto por Inmigración diciendo que no puede ser procesado”, advirtió el oficial.

El portavoz explicó que la investigación aún está abierta y que aún hay que recolectar más evidencias para conocer el alcance del presunto fraude.

“En este caso tenemos a una mujer que está diciendo ser doctora y no lo es. Si eso lo probamos, el caso podría escalar, dependiendo del testimonio de las personas. Ahora mismo no sabemos. Con dos víctimas, es algo que podemos manejar nosotros. Pero si hay más, podría escalar”, añadió el oficial.

McPhilamy fue enfático en su llamado a la comunidad.

“Es difícil decir si hay una o más víctimas, sé que toma mucho coraje que nuestra comunidad nos crea y venga a decirnos. Pero si fuiste víctima de un crimen o un fraude, nosotros queremos que vengas para que podamos ir a esa clínica con evidencia y decirle a esa persona que esto que está haciendo es ilegal. Y que tiene que dejar de hacerlo. Ahora solo tenemos dos víctimas, pero podrían haber más”, inquirió McPhilamy.

El agente también explicó que se trata de un proceso en el que para denunciar no importa si se tienen o no papeles, que en estos momentos lo que importa es que se llegue a una solución justa para los afectados.

“Si alguien tiene preocupaciones de que pueda ser una víctima de esto, tiene que contactar a la investigadora Perla Reyes, al 770.794.5369. Ella habla español”, finalizó.

Mientras tanto, la clínica permanece abierta y operando.

Por su parte, el USCIS recomendó a la comunidad “que todos los solicitantes utilicen la herramienta de la web que provee la agencia: my.uscis.gov/findadoctor para encontrar un médico autorizado. Si un solicitante tiene preguntas sobre el examen médico de inmigración o el I-693, debe hacer una cita con su oficina local de USCIS”.

MundoHispánico acudió a la clínica para intentar obtener una entrevista o una reacción al respecto, y al entrar, la presunta viuda del doctor Williams le entregó un formulario médico para iniciar los exámenes a nuestra reportera Samantha Díaz. Díaz le explicó a la mujer que venía a entrevistarla y a obtener una reacción sobre las denuncias de los pacientes, y esta dijo que “no tenía comentarios” al respecto.

ES TENDENCIA:

Top Stories