Eloy Tupayachi / Mundo Hispánico

Asaltante se arrepiente y devuelve dinero a mujer hispana luego que ella le dijo “que Dios te bendiga”

Una mujer hispana fue víctima de un robo a mano armada y a plena luz del día en un cajero automático de Charlotte, en Carolina del Norte, pero el incidente tuvo un final inesperado ya que el asaltante decidió devolverle su dinero robado luego que ella le deseara que Dios lo bendiga.

El hecho ocurrió alrededor de las 7:20 de la mañana del martes 22 de mayo en un cajero automático ubicado en el estacionamiento de un centro comercial ubicado en el 6119 de la calle The Plaza, cuando la  salvadoreña Reyna Guzmán paró para retirar 20 dólares y fue interceptada por un hombre armado.

“Cuando regresé otra vez al carro después que salí del cajero, ahí fue cuando la persona se acercó”, sentí un tropel detrás de mi y ahí escuche la pistola y me la puso en la espalda”, dijo Guzmán, quien en ese momento tenía a su nieta de 4 años dormida en su vehículo.

RELACIONADO: Aumentan vigilancia policial en las carreteras por Memorial Day

Guzmán dijo que se asustó y de inmediato le entregó los 20 dólares  y su tarjeta bancaria al ladrón, pero  éste no quedó conforme y, amenazándola con la pistola, le pidió que sacara más dinero del cajero automático.

“El me dijo: yo quiero 200 dólares, camina”, contó Guzmán. “Cuando él ya vio la pantalla (del cajero) vino y dijo, ‘yo quiero 300 dólares”.

Guzmán intentó retirar los 300 dólares que le exigía el ladrón, pero el cajero automático rechazó la operación porque ella ya había sacado 20 dólares previamente.

La mujer contó que el ladrón siguió exigiéndole que sacara el dinero y fue entonces que ella volteó, miró de frente al asaltante y lo bendijo.

“Le puse la mano en el hombro de la mano derecha y le dije ‘que Dios te bendiga, llévate los 20 dólares, y que Dios te bendiga'”, narró la mujer.

Guzmán dijo que esas palabras, al parecer, tocaron el corazón del ladrón quien sorprendentemente le devolvió su dinero y se marchó.

“Dio dos o tres pasos y regresó y me dijo: ‘no necesito los 20 dólares’  y me puso los 20 dólares otra vez en mis manos”, contó Guzmán.

Incrédula y todavía temblando por lo sucedido, Reyna dijo que llamó a su esposo y después reportó le hecho con la policía de Charlotte-Mecklenburg.

Horas más tarde la policía arrestó al sospechoso, que fue identificado como Thomas Greaves, de 24 años, quien se encuentra en la cárcel del condado Mecklenburg y afronta cargos por robo con un arma peligrosa y secuestro en primer grado.

Guzmán, quien es cristiana, consideró un milagro haber salido ilesa del incidente y explicó que fue su fe en Dios la que le hizo bendecir al ladrón en un momento de desesperación.

“Yo creo en un Dios grande y poderoso y, en ese momento, pues Dios me dio la fuerza para que yo pudiera bendecirlo a él”, dijo “Uno nunca sabe a veces la necesidad de las personas”.

TE PUEDE INTERESAR: Hombre desempleado gana 5 millones con la lotería pero sólo pide algo

Guzmán dijo que no le guarda ningún rencor al asaltante ni le desea ningún mal. Por el contrario, espera que reciba la ayuda necesaria para cambiar su vida.

“Yo no tengo nada en contra de él”, dijo, “Lo único que digo es quizás hay que ponerle un poco más de atención a la juventud de hoy. Deberían ponerlo en algún programa para que el pueda corregirse”.

ES TENDENCIA:

Top Stories