Departamento de Policía de Houston

Arrestan a pareja y menor de edad que presuntamente asesinaron a un ‘soplón’

Dos hombres identificados como Emmanuel Del Olmo, de 32 años, Lourdes Román, de 53 años, y el hijo de ésta de 15 años y de quien no se revela el nombre por ser menor de edad, están acusados por la División de Homicidios del Departamento de Policía de Houston (HPD, por sus siglas en inglés) como presuntos responsables del asesinato a balazos del joven Christian Castro, de 21 años, a quien supuestamente asesinaron por ‘soplón’. Los tres ya están detenidos.

El enredado caso comenzó el lunes 16 de marzo pasado en el 14500 Patterson Road, dentro del Bear Creek Park, cuando un paseante matutino llamó al número de emergencias luego de haber visto el cuerpo de un hombre tendido cerca del camino, aparentemente herido.

Cuando los agentes de la División de Homicidios del HPD llegaron al lugar, una zona boscosa y pacífica en donde muchos vecinos practican deporte, encontraron al hombre joven asesinado de varios balazos.

En el lugar, según el reporte del incidente consultado por MundoHispánico en los documentos del caso, los policías detectaron marcas de llantas de un auto que salió del sitio a toda velocidad. Esa fue la primera pista que llevó a los policías hacia los presuntos asesinos.

Relacionado: Adolescente salvadoreña de 17 años y embarazada es acusada de complicidad en un asesinato

El cuerpo del joven muerto fue entregado al Instituto de Ciencias Forenses del condado de Harris (IFS, por sus siglas en inglés) en donde sus familiares lo identificaron tras varios días de buscarlo y lo identificaron como Christian Castro.

Los agentes del HPD, cuando supieron la identidad del muchacho, descubrieron que en las semanas previas a su muerte había estado viviendo sin pagar renta en un departamento de la calle Country Place Drive propiedad de Del Olmo y Román a pocas millas de donde fue encontrado su cuerpo. Esa fue la segunda pista que necesitaban los detectives.

Te puede interesar: Policía promete no volver a apoyar a inmigración

Al revisar los registros criminales de las dos personas los agentes del HPD descubrieron que Del Olmo y Román, además de compartir la casa, tenían en común una serie de arrestos juntos por delitos varios que iban desde robo, falsificación de propiedad intelectual y organización criminal y que se remontaban hasta el año 2010.

Los dos habían sido acusados por los mismos delitos. Esa fue la tercera pista que cerró el triángulo para los policías.

Supuestamente, según determinaron los agentes, Castro contaba por el vecindario a qué se dedicaban Román y Del Olmo, lo que les enfureció.

En represalia, aquella madrugada del 16 de marzo, los tres ahora acusados presuntamente llevaron a Castro al parque, con engaños, y en el lugar lo mataron a balazos. De acuerdo a la Oficina del Fiscal del condado de Harris, en su acusación de homicidio y solicitud de orden de arresto, detallan que presuntamente fue Román quien organizó el crimen, su hijo manejó el auto y Del Olmo quien disparó.

Los tres fueron detenidos por agentes del HPD el viernes 24 de agosto, sin incidentes, en su domicilio y acusados formalmente de homicidio ante la jueza Hazel B. Jones de la Corte Criminal 174 de Distrito en el condado de Harris.

El lunes 27 de agosto la jueza aceptó los cargos y ordenó que el muchacho fuera llevado al centro de detención juvenil del condado separado de los adultos. A Román se le fijó una fianza de 999,999 dólares para que puedan enfrentar su proceso en libertad. Para Del Olmo la fianza fue de 75,000 dólares.

Mientras tanto el chico seguirá en la cárcel de menores hasta que se determine quién de su familia puede hacerse cargo de su custodia. Si embargo, hasta el momento de escribir esta historia, ninguna de las dos fianzas había sido pagada y los adultos seguían detenidos en la cárcel del condado de Harris. Los tres acusados explicaron por separado a la juez que no pueden pagarse un abogado defensor y pidieron que el estado les asigne uno de oficio.

La jueza Jones calificó el delito de asesinato con el agravante de primer grado lo que en el Código Penal del estado de Texas se determina que conlleva una pena de cadena perpetua en una cárcel del Departamento de Justicia Criminal del estado de Texas (TDCJ, por sus siglas en inglés) sin derecho a salir bajo buena conducta ni de apelar la sentencia a quien sea encontrado culpable de ese delito.

ES TENDENCIA:

Top Stories