Ciudad hispana de California es símbolo de desigualdad en EE.UU.

Enormes cosechadoras que cuestan 450.000 dólares despiden 26 toneladas de tomates cada 15 o 20 minutos. En un huerto de pistachos, las máquinas sacuden tres árboles y recogen las frutas secas que van cayendo.

Stuart Woolf, que administra una granja familiar de 1.200 hectáreas, dijo que el pistacho rinde más que cosechas como la lechuga o los espárragos.

Estos cambios se han hecho sentir en ciudades como Huron, que alguna vez tuvieron el doble de población afines del otoño y principios del invierno, cuando el condado de Fresno producía la mayor parte de la lechuga que se consume en el país.

León, el alcalde, dice que a los granjeros les importan más las ganancias que los trabajadores que los ayudaron a poner en marcha sus operaciones.

“Los huertos de árboles frutales le dejan mucho al propietario, pero no a la gente”, dijo León.

TENDENCIA:

Seguir leyendo: Previous page

Seguir leyendo:
< Regresar

Search

+