Ciudad italiana ofrece dinero a extranjeros para que vayan a vivir ahí

Una ciudad de Italia está ofreciendo a los extranjeros 10,000 dólares para mudarse a vivir ahí. Otra dice que incluso pagará a los recién llegados más de 1,000 dólares por cada bebé que tengan ahí.

Las ofertas pueden parecer demasiado buenas para ser verdaderas para muchos quienes sueñan con escapar del caos de las grandes ciudades por el romanticismo de un pueblo italiano rústico. Sin embargo, para los destinos que ofrecen estas propuestas, las acciones representan una batalla de último momento para salvar las almas de sus comunidades moribundas, reseñó Fox 8 este domingo.

Pero es complicado: Italia es un país donde las regulaciones locales de propiedad a menudo están enredadas en legalidades bizantinas.

TE PUEDE INTERESAR: Dos muertos, cinco heridos en tiroteo en bar en Chicago

Y, por supuesto, es un lugar donde las actitudes hacia los extranjeros recién llegados a veces son ambivalentes, como lo demuestra un reciente aumento de la hostilidad política hacia los migrantes que llegan de África y Medio Oriente.

El último acuerdo para vencer los aspectos negativos proviene de Giovanni Bruno Mattiet, alcalde del pequeño pueblo alpino de Locana, en Piamonte, la región montañosa del noroeste de Italia que limita con Francia y Suiza.

El alcalde está dispuesto a pagar hasta 9,000 euros —o 10,200 dólares— durante tres años a las familias dispuestas a mudarse y residir entre picos nevados y pastizales llenos de flores, siempre que tengan un niño y un salario mínimo anual de 6,000 euros.

“Nuestra población se ha reducido de 7,000 residentes a principios de 1900 a apenas 1,500, ya que las personas se fueron a buscar trabajo en las grandes fábricas de Turín”, dijo Mattiet a CNN Travel. “Nuestra escuela cada año enfrenta el riesgo de cerrar debido a pocos alumnos. No puedo permitir que esto suceda”, apuntó.

Pueblos fantasmas

En Locana, cada año hay 40 muertes y solo 10 nacimientos. Es una imagen familiar en toda Italia donde, en los últimos 30 años, una de cada cuatro pequeñas comunidades se ha convertido en pueblos fantasmas. En la actualidad hay 139 aldeas con menos de 150 residentes.

Y mientras que el acuerdo de Mattiet se ofreció inicialmente solo a italianos o extranjeros que ya viven en Italia, ahora está tan desesperado por salvar a su ciudad de la muerte, que también lo está extendiendo a los no italianos en el extranjero.

“Estamos buscando atraer principalmente a jóvenes y profesionales que trabajan de forma remota o que están dispuestos a comenzar una actividad aquí”, comenta. “Hay docenas de tiendas, bares, restaurantes y boutiques cerrados que están esperando que gente nueva los administre”.

La ciudad puede ser pequeña, pero rica, gracias a la energía hidroeléctrica limpia que vende al estado italiano.

Página: 1 2 3 4