Gobernador de Texas ordena el cierre de bares tras incremento de contagios

blank
blank

  • Cierre de bares Texas. Gobernador Greg Abbott toma abrupta decisión de cerrarlos el mismo viernes tras incremento en casos de coronavirus
  • La medida entra en vigor a partir de las 12:00 del mediodía, hora local, y solo seguirán operativos para despachar órdenes
  • La orden también afecta restaurantes, que ahora deberán trabajar de la siguiente manera

Cierre de bares Texas. El gobernador de Texas, Greg Abbott, ordenó el cierre de todos los bares este viernes y también ordenó a los restaurantes reducir su capacidad operativa, en una abrupta marcha atrás de su decisión de reabrir las actividades económicas del segundo estado más poblado de Estados Unidos debido a la multiplicación de contagios del coronavirus.

El cambio se produce solo un día después de que Abbott, republicano, puso la reapertura del estado en pausa, mientras se mantenía firme en que ir “hacia atrás” y cerrar negocios era “lo último que queremos hacer”, reportó el diario The New York Times.

Para el viernes, dijo, “está claro que el aumento de los casos se debe en gran medida a ciertos tipos de actividades, incluidos los tejanos que se congregan en bares. Las acciones en esta orden ejecutiva son esenciales para nuestra misión de contener rápidamente este virus y proteger la salud pública”.

Según la orden de Abbott, los bares deben cerrar a las 12:00 de mediodía, hora local (1:00 de la tarde del este de Estados Unidos), de este viernes, pero pueden permanecer abiertos para despachar órdenes para llevar.

Los restaurantes, que habían estado operando al 75 por ciento de su capacidad, pueden permanecer abiertos, pero deben reducir la capacidad al 50 por ciento.

Nueva ola de contagios de coronavirus por bares atestados

A medida que los estados alivian sus bloqueos, las barras de los bares están emergiendo como zonas fértiles para el coronavirus.

Crean un cóctel peligroso de espacios estrechos, adultos jóvenes sin miedo a enfermarse y, en algunos casos, propietarios que no imponen límites al número de clientes y reglas de distanciamiento social.

Las autoridades de salud pública han identificado los bares como el lugar de los brotes en Louisiana, Florida, Idaho y Wyoming.

El fin de semana del 20 de junio, Texas suspendió las licencias de venta de alcohol en 17 bares después de que agentes encubiertos observaran que las multitudes se burlaban de las reglas de salud pública que requerían que los clientes mantuvieran una distancia segura entre sí y limitaran la ocupación de las tabernas.

Adriana Megas vio que HandleBar Houston estaba tan abarrotado cuando fue dos semanas atrás que decidió irse. “No contaban quién entraba y salía”, dijo Megas, de 38 años, estudiante de enfermería. “Nadie llevaba máscaras. Como si COVID no existiera”.

Los propietarios de HandleBar Houston, uno de los bares con licencia suspendida, no respondieron al pedido de comentarios. Megas dijo que ella y sus amigas pasaron por otros cinco bares repletos camino a casa. “La calle estaba locamente concurrida”, dijo. “Cada barra estaba llena”.

En Boise, Idaho, al menos 152 personas han sido diagnosticadas con COVID-19 en casos que las autoridades de salud vinculan con personas que visitaron bares y clubes sin saber que estaban infectadas.

El lunes 22 de junio, el Distrito Central de Salud, que supervisa cuatro condados, volvió a cerrar bares y clubes nocturnos en el condado de Boise Ada.

Archivado como: cierre de bares Texas

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank