Científicos planean misión para detener choque de Iceberg gigante con una isla

¿Podrá la ciencia idear un plan para impedir el posible choque entre un iceberg gigante y una isla? Un grupo de científicos se (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas

¿Podrá la ciencia idear un plan para impedir el posible choque entre un iceberg gigante y una isla? 

Un grupo de científicos se ha dado a la tarea de prevenir una potencial colisión que podría tener efectos devastadores y permanentes en la vida silvestre en la Isla San Pedro, en el sur del Atlántico.

  • ¿Podrán lograrlo? Un grupo de científicos se prepara para detener el choque entre un iceberg gigante y una isla
  • El choque podría tener consecuencias devastadoras para la vida silvestre de la región, como los pingüinos, focas y albatros
  • La velocidad con la que el iceberg ha fluctuado, lo que ha ocasionado cierta dificultad para determinar la fecha exacta de la colisión

De acuerdo con el portal de noticias Al Jazeera, la Isla San Pedro, en el sur del océano Atlántico, está en grave riesgo de sufrir la colisión contra un iceberg gigante.

Esta posible colisión ha sido cuidadosamente monitoreada por un grupo de científicos; estos, de acuerdo a su análisis, han determinado que el choque podría resultar devastador y traer consecuencias permanentes a la vida silvestre de la región.

Entre los animales afectados se encontrarían pingüinos, focas y albatros, por lo que los científicos se encuentran analizando las posibilidades con las que cuentan para prevenir cualquier tipo de daño irreversible en la Isla San Pedro.

Este grupo de profesionales ha pasado varias semanas analizando cuidadosamente este evento, el cual es atribuido al cambio climático, ya que el iceberg ha ido avanzando lentamente con una trayectoria hacia la región sur del océano atlántico.

Fue en julio de 2017 cuando el iceberg comenzó a navegar hacia la Isla; un hecho que preocupa a los científicos es que este bloque de hielo tiene aproximadamente el mismo tamaño que la isla.

De hecho, esta región está catalogada como una de las más afectadas por el calentamiento global en todo el mundo, ya que ha registrado temperaturas de hasta 20.75 grados Celsius, el equivalente a 69.35 grados Fahrenheit.

El gigante iceberg ha sido nombrado por los científicos con el nombre técnico de A68a, y hasta el momento se ha logrado determinar que está en un franco camino hacia colisionar contra la Isla San Pedro, una isla británica remota entre europa y sudamérica.

Sin embargo, aún no se sabe si este choque se dará en un lapso de días, semanas o meses.

Esto se debe a que el iceberg ha navegado a diferentes velocidades; en ocasiones se ha movido de manera lenta, mientras que en otras ha acelerado su velocidad, dependiendo de las corrientes oceánicas.

De acuerdo con Geraint Tarling, un oceanógrafo que ha rastreado los movimientos del iceberg, asegura que es imposible predecir la fecha exacta de la colisión; asimismo, establece que existe la posibilidad de que el iceberg no choque contra la isla, sino que pase alrededor de ella.

Aunque la ciencia está al tanto de este iceberg, el ojo humano no ha podido capturar en su totalidad este fenómeno, y se teme que un posible choque termine con la vida marina del océano.

La otra posibilidad que se contempla es que roce con la isla, lo que bloquearía el paso regular de los pingüinos y de las focas. Asimismo, el iceberg A68a también sería un obstáculo para los navíos de carga y patrullaje que vigilan las islas Georgias del Sur.

Foto: Shutterstock

La ciencia está capacitada para detectar posibles choques, pero ¿podrá prevenirlos?

Aunque por el momento se desconoce si el iceberg chocará contra la tierra, la ciencia está preparada para estudiar a profundidad este tipo de eventos y, al menos, proponer una manera de prevenirlos.

Al igual que ocurre con la naturaleza, la ciencia está al servicio de la humanidad para estudiar los fenómenos que ocurren en la Tierra, en su superficie o en su órbita.

Apenas hace unas semanas, ocurrió un incidente que puso en alerta a las agencias espaciales del mundo, debido a un posible choque entre dos naves provenientes de Rusia y de China.

Este pudo haber derivado en varios peligros; el principal de ellos, la creación de basura espacial que podría poner en peligro la integridad de los proyectos espaciales futuros.

Para algunos expertos, existe la posibilidad de que se dé un choque entre un antiguo satélite ruso y un cohete chino, pero, ¿cuáles serían las consecuencias de este choque para la humanidad?

Según informes de la agencia LeoLabs, que tiene a su cargo el rastreo de satélites, ambos objetos podrían llegar a encontrarse a una distancia de 39 pies entre sí, aunque la posibilidad de un choque sería mínima.

El vocero de LeoLabs escribió en su cuenta de Twitter que ‘Este evento continúa siendo de alto riesgo, y muy probablemente lo seguirá siendo durante un tiempo más.”

La colisión, de concretarse, estaría catalogada como un choque de ‘alto riesgo’; sin embargo, debido a que los objetos están a más de 615 millas del suelo terrestre, el evento no sería dañino para la humanidad.

De cualquier manera, si este evento llegara a ocurrir y ambos objetos colisionaran entre sí, se trataría de un hecho que, sin duda, produciría una gran cantidad de desechos espaciales que no podrían ser recuperados, aunque la ciencia lo intentara.

La existencia de un mayor volumen de basura espacial genera otro tipo de riesgos a los futuros proyectos humanos, pues supone el peligro de sufrir futuras colisiones con más frecuencia; asimismo, podría representar un grave daño a las misiones espaciales futuras, así como a las actuales.

Foto: Shutterstock
Continua artículo relacionado