Mexicana con enfermedad terminal y en proceso de deportación pide morir en EE.UU (VÍDEO)

Gloria Barrera no quiere morir separada de su esposo, tres hijos y varios nietos con quiénes actualmente vive en Chicago.

Oriunda de Guerrero, México, la mujer se encuentra en proceso de deportación en momentos en que padece de un cáncer de ovario que se encuentra en estado avanzado y que, según sus médicos, le da una expectativa de vida de 12 a 20 meses.

El cáncer, diagnosticado en agosto pasado, se ha propagado a otros órganos y a su espina dorsal.

La inmigrante, de 54 años, tiene una deportación previa que data de 2013, luego de que perdiera su residencia legal tras ser acusada de tres cargos de robo en una tienda mayorista y por un monto inferior a 150 dólares, dijeron sus abogados.

RELACIONADO: Deportan a México a veterano que peleó dos veces en Afganistán (VÍDEO y FOTOS) 

Al deportarla, las autoridades de inmigración la dejaron en una ciudad desconocida para Barrera, Mexicali, en la frontera entre Baja California y Estados Unidos.

Luego de registrarse en un hotel de Mexicali, Barrera fue secuestrada por una banda de traficantes de mujeres que le pidió dinero a su familia, la prostituyó y luego la intentó cruzar ilegalmente a Estados Unidos varias veces.

“Cuando llegué a México fui asaltada, secuestrada dos veces”, dijo Barrera a MundoHispánico. “Sacaron mucho dinero de mi familia y los secuestradores (intentaron cruzarme a Estados Unidos) seis veces”.

“Fue forzada a la prostitución en México y fue forzada a entrar a los Estados Unidos de nuevo ilegalmente”, dijo Ambar Amalia González, una de los abogadas de Barrera. “Sufrió bastante (…) asaltos, violaciones”.

TE PUEDE INTERESAR: ICE rompe ventanas de camioneta y baja a la fuerza a latinos (VIDEO)

Según Barrera, los secuestradores también querían prostituirla en Estados Unidos y al sexto intento de cruzarla ilegalmente por la frontera fue capturada por las autoridades de inmigración.

“La última vez pasamos, me llevaban para Las Vegas secuestrada”, dijo Barrera, quien está siendo representada por abogados facilitados por el Proyecto de Acción de los Suburbios del Oeste de Chicago.

Por ingresar ilegalmente al país después de su primera deportación estuvo un año detenida por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

En una conferencia de prensa en las afuera de las oficinas del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), Gloria Barrera de 54 años de edad pidió a las autoridades de inmigración que le permitan morir junto a su esposo, tres hijos y varios nietos. Barrera, originaria de Guerrero, México se encuentra en proceso de deportación y padece de cáncer de ovario. Los médicos, según abogados de Barrera, le han dado hasta 20 meses de vida. El cáncer, detectado en agosto pasado, se ha propagado a otros órganos y su espina dorsal. Foto: Enrique García Fuentes

Durante su detención, Barrera solicitó asilo, pero la petición le fue rechazada. Sus abogados decidieron, entonces, aplicar a una visa T que se otorga a las víctimas de trata de blancas.

Entre tanto, ICE dejó a Barrera en libertad en Chicago mientras se decide su fecha de expulsión del país.

“Ahora en este tiempo de espera yo estaré trabajando activamente en la preparación de la Visa T”, dijo la abogada González. “(Hemos) sometido el reporte con el FBI y nada más esperar la respuesta de ellos”.

El FBI debe avalar que se trata de un caso de tráfico de personas antes de que se conceda la visa.

MundoHispánico contactó a la portavoz de ICE en Chicago para saber más sobre el caso, pero hasta el momento del cierra de esta edición no había tenido respuesta.

El abogado Christopher Elmore dijo que Barrera también está solicitando una anulación de la orden de deportación con base en la enfermedad de la inmigrante.

“Está recibiendo tratamientos de quimioterapia”, dijo Elmore, quien pidió a las autoridades migratorias que se le permita quedarse en el país para continuar con la atención médica cerca de su familia.

TE PUEDE INTERESAR: López Obrador dice que pondrá fin al ‘fracking’ en México

El viernes Barrera se presentó en las oficinas de ICE en Chicago para saber si la orden de deportación había sido anulada, pero le dijeron que el funcionario a cargo de su caso no estaba presente y que le notificarían la decisión en una semana.

“Solamente quiero que migración me deje morir junto (con mi familia) y en paz”, dijo Barrera.

ES TENDENCIA: 

Top Stories