Alabama aprueba la castración química para los condenados por pederastia

  • La castración química Alabama ya es un hecho luego de que la gobernadora Kay Ivey firmara el lunes una ley que va contra los pederastas
  • La ley aplica para agresores sexuales en ciertos crímenes
  • Para algunos será obligatorio someterse a la castración química a cambio de recobrar la libertad

La gobernadora de Alabama, Kay Ivey, firmó la ley aprobada en la Legislatura de su estado que requeriría que ciertos hombres declarados como pederastas sean castrados con el uso de químicos antes de obtener libertad condicional.

La oficina de prensa de la gobernadora Ivey informó el lunes que la máxima autoridad de Alabama firmó la ley, que entrará en vigor durante este año. La medida de castración química aplica para ofensores sexuales convictos de ciertos crímenes en los que las víctimas sean menores de 13 años.

castración química Alabama

La gobernadora de Alabama, Kay Ivey. Foto: Getty (archivado en: castración química Alabama)

La castración química consiste de una inyección de medicamentos que bloquean la producción de testosterona. Bajo esta medida, algunos hombres que hayan sido condenados por ofensas sexuales deben recibir la castración química antes de salir en libertad condicional. Quedaría en manos de un juez cuándo la medicación debería culminar.

Varios estados han autorizado la castración química, pero no está claro con cuánta frecuencia este castigo se aplica. Algunos grupo legales han expresado su preocupación sobre el uso de esta medicación forzada.

El representante republicano Steve Hurst había propuesto la castración química por más de una década.

El Legislativo del estado de Alabama había aprobado el proyecto de ley de castración química para agresores sexuales convictos la semana pasada.

El proyecto pasó luego a manos de la gobernadora Ivey. Tras ratificar la ley con su firma el lunes, la ley entrará en vigor dentro de tres mese.

En el texto se exige la castración química Alabama para aquellos pederastas condenados por delitos sexuales con niños de 13 años o menores.

Se trata de un requisito para salir de la cárcel una vez cumplida su condena, al que los reos se podrán negar a riesgo de seguir en prisión.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+