Caso Fátima: Presuntos asesinos son imputados por delitos de soborno

  • La pareja ha cumplido 24 horas de detención con el delito de cohecho, tras haber sobornado a la policía para que los dejase escapar.
  • Un grupo de personas se concentró a las afueras del Centro de Justicia de la Fiscalía y gritó insultos a la pareja que presuntamente secuestró y mató a la niña Fátima.
  • “¡Déjenmelos cinco minutos!”, “¡vamos a lincharlos!” eran sólo algunos de los insultos que gritaban.

Caso Fátima. Gladis Giovana Cruz Hernández y Mario Alberto Reyes Najera cumplieron anoche 24 horas de detención en el Ministerio Público (MP) de Atizapán por el delito de cohecho, luego de que presuntamente habrían ofrecido dinero a policías para que los dejaran escapar, reseñó El Universal.

En ese lapso, los habitantes de Atizapán de Zaragoza reiteraron su repudio hacia ellos con exclamaciones como “¡déjenmelos cinco minutos!”, “¡vamos a lincharlos!” e “¡hijos de su pinche madre!”, estos fueron sólo algunos de los insultos que gritaron con indignación un grupos de jóvenes y conductores frente al Centro de Justicia de la Fiscalía de Ciudad de México, lugar donde permanece detenida la pareja señalada por la violación y el asesinato de la niña Fátima en Xochimilco.

El enojo por la presencia de Gladis y Mario Alberto en este municipio se manifestó con gritos de repudio en contra de la pareja y señalamientos de “ojo por ojo”, que realizaron ciudadanos que llegaron al sitio, donde no pudieron realizar denuncias, cumplir con citas ante el Ministerio Público o simplemente no pudieron hacer uso del estacionamiento público pues permaneció cerrado.

A lo largo del día ingresaron al Centro de Justicia de Atizapán autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México y de la Ciudad de México, entre ellas la subprocuradora de Atención a Víctimas de Delito y Servicios de la Comunidad, Nelly Montealegre.

Tanto Mario Alberto como Gladis fueron detenidos en una vivienda de la zona ejidal de La Palma, en Tlazala, municipio de Isidro Fabela, la tarde del miércoles 19 de febrero.

La pareja fue trasladada primero al Centro de Justicia de Nicolás Romero y de ahí al MP de la Fiscalía mexiquense en Atizapán, en un operativo integrado por la Guardia Nacional, policías de investigación de la FGJEM, estatales y municipales de un grupo especial.

Por la llegada de los presuntos feminicidas al Centro de Justicia, autoridades mexiquenses desplegaron un operativo en la zona aledaña que fue cerrada en un radio de más de 200 metros y suspendidos los trámites de denuncias y citas del MP que se realizaban en el lugar.

El estacionamiento que antecede al Centro de Justicia de Atizapán fue cerrado al público desde la noche del miércoles para aislar lo más posible estas instalaciones de la fiscalía mexicana, en un operativo nunca antes desplegado en esta zona.

Además, el acceso fue restringido al complejo de oficinas estatales del Registro Civil, licencias, preceptoría, transporte y finanzas, así como al jardín de casi mil metros, zona que fue delimitada por rejas blancas, para impedir el paso a ciudadanos, quienes sólo ingresaron de forma restringida para realizar trámites.

Esto mientras decenas de policías estatales y municipales rodeaban la zona.

Gladis Giovana y Mario Alberto, presuntos asesinos de la niña Fátima, revelaron detalles que los llevaron a cometer el crimen.

Archivado como: Caso Fátima

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+