Temen que política de “carga pública” de Trump impida regularización migratoria

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Temen que política de “carga pública” de Trump impida regularización migratoria

Un creciente número de inmigrantes en Estados Unidos que han tramitado un ajuste de estatus están desistiendo de aceptar cualquier tipo de ayuda del gobierno por temor a que sus casos sean rechazados bajo la nueva política del presidente Donald Trump contra las “cargas públicas”, informa el diario USA Today.

Las reglas del mandatario contra las “cargas públicas” limitarían la cantidad de asistencia federal que pueden recibir aquellos inmigrantes que desean residir de modo permanente en el país. Pero dichas reglas han originado confusión en cuanto al tipo de beneficios que pueden solicitar los inmigrantes.

TE PUEDE INTERESAR: ¿A cuánto está el cambio del dólar a peso mexicano el 7 de diciembre y por qué?

“Considero que he aportado a este país debidamente. Este ha sido mi hogar desde que llegué”, dijo un inmigrante palestino de Florida cuyo negocio fue destruido por el huracán Michael en octubre.

El hombre, quien no fue identificado, decidió no solicitar ayuda de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) porque tiene en curso un trámite de asilo.

TE PUEDE INTERESAR: Tennessee ejecuta a otro preso que prefirió la silla eléctrica a la inyección

“Tengo miedo de aceptar cualquier tipo ayuda. Si solicito asistencia de FEMA, ¿no se considera ayuda federal?… por eso no lo hago, mejor no me arriesgo”, explicó.

La idea de requerir a inmigrantes la autosuficiencia no es nueva. La noción de “carga pública” se remonta a la época colonial de Estados Unidos, pero la administración del presidente Donald Trump busca redefinir el modo en que inmigrantes deben ser considerados a la hora de solicitar beneficios.

Trump emplea a “sin papeles” para limpiar en su club de New Jersey, según NYT

El presidente Donald Trump emplea a inmigrantes “sin papeles” para limpiar y otros servicios en el club que el magnate tiene en el estado de New Jersey, según desveló hoy The New York Times.

En un extenso reportaje, el rotativo recogió el testimonio de dos mujeres que han trabajado o trabajan en el exclusivo club de golf del empresario en Bedminster (New Jersey), donde Trump pasa varios días al año y su hija Ivanka se casó con Jared Kushner, ambos ahora asesores presidenciales.
ES TENDENCIA:
[brid video=”338612″ player=”14557″ title=”Migrantes intentaron atravesar frontera con EEUU AFP)”]

Victorina Morales, una de las entrevistadas, emigró de Guatemala en 1999 y consiguió papeles de forma ilegal para permanecer en EE.UU. y seguir trabajando, de acuerdo con su testimonio.

Tras una primera estancia en California, se mudó a New Jersey, donde en 2013 conseguiría un puesto como limpiadora en el club de golf del empresario, un empleo que sigue desempeñando a día de hoy, aunque es consciente de que la revelación de esta historia puede suponer su despido.

Morales, entre otras tareas, se ha encargado de limpiar la residencia del presidente, su ropa interior, las camisas o las sábanas y las toallas de los Trump.

Ropa que tenía que ser lavada con un detergente especial y en una lavadora aparte, debido a la “meticulosidad del presidente”.
ES TENDENCIA:
[brid video=”338612″ player=”14557″ title=”Migrantes intentaron atravesar frontera con EEUU AFP)”]

Otra de las limpiadoras entrevistadas, Sandra Díaz, que ya no trabaja para el club de golf, recuerda que en una ocasión Trump le dio un billete de 100 dólares como propina por su buen trabajo limpiando el polvo.

“Hiciste un muy buen trabajo”, asegura Díaz que le dijo Trump, aunque posteriormente ese año el magnate entró en cólera porque encontró manchas naranjas en el cuello de una de sus camisas blancas, restos del maquillaje que emplea el empresario, según la limpiadora.

En otro momento, recuerda Morales, Trump se acercó a ella en su carrito de golf mientras limpiaba unos cristales y, viendo que ella era demasiado baja y no llegaba a la parte superior de los vidrios, el magnate se bajó del vehículo, agarró su bayeta, y lo hizo él mismo.

Después, le preguntó su procedencia y, cuando supo que era de Guatemala, afirmó que “los guatemaltecos son gente muy trabajadora” y le entregó un billete de cincuenta dólares como propina.

El periódico examinó los supuestos papeles ilegales entregados por ambas limpiadoras y constató algunas irregularidades en los certificados, aunque les sirvieron para conseguir sus puestos de trabajo, en tanto que el club de golf de Trump no utilizó un sistema para verificar su autenticidad.

La Casa Blanca se negó a comentar la información pero el grupo empresarial de Trump sí respondió al Times que “si un empleado envió documentación falsa en un intento de evadir la ley, será despedido de inmediato”.
ES TENDENCIA:
[brid video=”338612″ player=”14557″ title=”Migrantes intentaron atravesar frontera con EEUU AFP)”]

Durante su campaña presidencial en 2016, Trump se vanaglorió de no tener ningún inmigrante ilegal en nómina.

Además, en 2017, ya en la presidencia, reforzó las condiciones para poder emitir un visado para los trabajadores extranjeros, con el fin de potenciar la contratación local.

Sin embargo, las limpiadoras -que acudieron al New York Times a través de un abogado- cuestionan que el presidente no supiera de su situación irregular en el país.

“Yo me pregunto, ¿es posible que este señor piense que tenemos papeles? Sabe que no hablamos inglés. ¿Cómo no se le podría pasar por la cabeza?”, inquiere Morales.

Con información de EFE