10 falsos mitos sobre el cabello

Cuando se trata del cabello, muchas personas se encargan de propagar mitos alrededor de esa melena hermosa que tenemos. Debido (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

Los cuentos de viejas dicen que se debe cambiar de champú cada tres meses, evitar teñirte el pelo durante el embarazo… y mil cosas más. ¿Te resulta familiar? Nuestras bien intencionadas abuelas  querían hacernos creer estos cuentos chinos. Pues bien, ya es hora de enterrar 10 de los principales mitos absurdos y de empezar a cuidarse el cabello de verdad.

1. Cepillarse el pelo 100 veces le dará brillo

Falso: cepillarse el pelo demasiado puede, de hecho, dañarte el pelo, especialmente si usas cepillos baratos. Esto no te dará brillo tampoco, sino que te dejará el pelo más bien opaco y lo debilitará abriéndote las puntas. Cepíllate el pelo cuando esté casi seco para evitar que se te enrede.

2. Teñirte el pelo cuando estás embarazada puede dañar al bebé

Una estilista trabajando con el cabello de una joven
Shutterstock

No está probado. No hay aún pruebas científicas que prueben que sea cierto. Hay gente que dice que solo se debe teñir el pelo después del tercer trimestre, cuando el bebé está completamente formado. Para estar más segura, consulta un médico.

3. El pelo se acostumbra a un champú o acondicionador

Falso. No hace falta que botes tu marca de champú preferida. Dependiendo de las necesidades de tu cabello, tu champú habitual te irá siempre bien. Por otro lado, si no usas el champú o acondicionador correcto, tu pelo puede sufrir las consecuencias, perdiendo brillo o rizándose. Intenta averiguar qué tipo de pelo tienes. Cambia de marca si deseas un resultado diferente. Pero no cambies si te funciona bien el que usas habitualmente.

4. Puedes arreglar las puntas abiertas con tratamientos específicos

Un peine atorado en el cabello de una mujer
Shutterstock

Falso. Muchas marcas prometen que, por arte de magia, te arreglarán las puntas abiertas. Lo cierto es que lo único que pueden hacer estos productos es, temporalmente, sellar las puntas, no sanarlas por completo. ¿La solución? Cortarte las puntas con asiduidad. Si esperas demasiado, se te abrirán inevitablemente y tendrás el pelo con aspecto pajizo.

5. Evita usar acondicionador para dar volumen

Depende. Sí, los acondicionadores te pueden dejar el pelo lacio si te los aplicas en las raíces, pero esto no significa que debas prescindir de ellos por completo. De hecho, son necesarios. Contienen menos productos químicos que el champú e hidratan el cabello. Simplemente asegúrate de aplicarlos solo en las puntas y no en las raíces.

6. Nunca te tiñas el cabello en casa

Shutterstock

Depende. La regla a seguir es: elige un tono que se asemeje a tu color natural. Según los estilistas, solo se debe teñir el pelo en casa si te lo estas oscureciendo o aclarando uno o dos tonos, o retocando la raíz. Deja los cambios drásticos a los profesionales. Si no tienes tiempo o dinero para ir a la peluquería, intenta usar champú de tonos violeta o plata para disminuir el tono descolorido. O usa productos como mascarillas para darle brillo extra o luminosidad al pelo cada tres semanas.

7. Si te arrancas una cana, te saldrán cinco más

Falso: no importa la edad que tengas, las canas son un hecho natural. Una cana es un cabello sin pigmentación pero sigue el crecimiento natural al igual que el pelo pigmentado. Así que, si te quitas uno, te volverá a salir solo uno y no tres o cuatro más. Ten en cuenta que arrancarse el pelo daña el folículo, no lo hagas.

8. La textura del pelo cambia con el tiempo

Shutterstock

Cierto: las hormonas, el agua que usas para lavarte el pelo, el tiempo, teñirse o hacerse una permanente e, incluso, tus propias emociones pueden causar cambios en el cabello. No hay mucho que puedas hacer, por otro lado, a veces el cambio es para mejor. Mi cabello ha cambiado mucho en los últimos años (después de mudarme a Nueva York), de rizado y grueso a lustroso, ondulado y fino.

9. Los tratamientos caseros no funcionan

Falso: la mayonesa, los huevos y el aceite de oliva pueden hacer milagros siempre y cuando te enjuagues el pelo debidamente. Los remedios naturales, o incluso un chorro de agua helada después de lavarte el cabello, pueden mejorar la textura.

10. No debes cortarte el pelo cuando estás embarazada

Shutterstock

Falso: “Si te cortas el pelo, estás descuidando la salud de tu bebé”. ¿Te han dicho esto alguna vez? Pues relájate, porque no es verdad. La razón por la que debes evitar cortarte el pelo durante el embarazo es por los cambios físicos y emocionales por los que se pasa. Recuerda que tu cabello grueso y brillante volverá a su estado natural después de que des a luz. ¡Disfruta de tu melena mientras la tengas!

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado