Buenos modales: 7 normas de etiqueta de la abuela que aún están vigentes

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Buenos modales: 7 normas de etiqueta de la abuela que aún están vigentes
Etiquetas: ,
(Updated: 04/16/2021)

  • Buenos modales: nunca pasan de moda ¿por qué?
  • 7 normas de etiqueta que aún están vigentes
  • No importa a dónde vayas, estas reglas te facilitarán la vida

Dicen que los buenos modales se aprenden en casa, y esto es porque es ahí donde pasamos la mayor parte del día cuando estamos creciendo. Con el ejemplo, nuestros padres y familiares nos permiten descubrir la manera ideal de convivir en sociedad, siguiendo reglas de etiqueta que se han ido arraigando conforme pasa el tiempo. Es normal que no las conozcamos todas, ya que los contextos en los que crece cada persona son diferentes; sin embargo, existen normas de etiqueta que aún se encuentran vigentes y que tanto nuestras abuelas como nuestros padres nos han ido enseñando poco a poco ¡no te las pierdas!

Avisa a las personas que les harás una visita a su casa

Aunque puede parecer algo inocente o algo muy bonito desde tu perspectiva, es muy importante que no caigas de sorpresa a casa de alguien. No es que no se alegren de verte, es simplemente que no sabes qué podrían tener planeado esas personas para ese día o quizá estén fuera de casa y habrás perdido tiempo por llegar inesperadamente.

Nunca llegues a una casa sin antes avisar. Esto no solo es de mala educación, sino que causará incomodidades a la persona que visitas, por más confianza que se tengan; trata de hablar con la persona al menos con dos días de anticipación para que te indique si es buen momento de recibir visitas. Quizá no se encuentra en disposición de recibir a alguien en su casa, o tal vez tenga planes de salir que se verían interrumpidos si llegaras, además de que sería muy incómodo para ambos que tuvieras que retirarte anticipadamente. Una llamada telefónica o mensaje de texto podrían hacer que tu visita sea más placentera y oportuna.

Buenos modales
MH archivos

Nunca hables de política o religión

Pareciera que esta regla de oro es conocida por todos pero seguida por pocos. Siempre decía la abuela que no se debe hablar de política, religión o dinero en público, y es que suele ocurrir que las conversaciones alcancen un tono bastante apasionado cuando se trata de defender una postura específica. Nadie quiere terminar peleado con su familia o amigos, así que lo mejor será guardar esas conversaciones para tenerlas con quien más confianza tengamos, en un ambiente de respeto, tolerancia y educación.

Además de esto, existe la posibilidad de que se genera algo de conflicto porque, en ocasiones, los individuos tratan de imponer su punto de vista y no se percatan de que lo están haciendo. Incluso si piensas que todos son lo suficientemente maduros para tener este tipo de conversación, no lo hagas. Hay muchos otros temas que puedes comentar.

shutterstock

Agradece

Ahora, en cuanto a etiqueta, si te invitan a un lugar a comer o a una reunión, lo más sensato es llegar con un pequeño presente para el anfitrión. Puede ser una botella de vino, un postre sencillo o unas flores que adornen el lugar. Si puedes, trata de averiguar algo que se del agrado de todos y así nadie se quedará si probar lo que has llevado.

Uno de los mejores modales con los que podemos contar es con el agradecimiento hacia las personas que nos reciben en su casa o que nos atienden en un restaurante; más allá de las propinas, el hecho de hablar con respeto y mostrar cortesía hacia los que nos rodean hará la convivencia más sana y placentera para todos.

shutterstock

Pide amablemente lo que necesites en la mesa

Nunca se nos debe olvidar que existen formas de mostrar agradecimiento con acciones, pero las palabras tienen una magia particular que nos hace sentir cosas bonitas  (o feas, cuando son de esta categoría) cuando las escuchamos. Es muy importante no perder la costumbre de solicitar lo que quieras de una forma cordial y amable.

Seguramente alguna vez la abuela te regañó porque atravesaste la mano en la mesa, y eso es porque lo ideal es pedir lo que necesitamos para que alguien más nos haga el favor de acercarlo hacia nosotros. Verás que un “por favor” y un “gracias” harán maravillas con las demás personas. Realmente algo tan simple como esto genera una atmósfera agradable.

Shutterstock

No hables con la boca llena

La comida es un momento en el cual todos se reúnen para pasar un rato agradable juntos. Mientras esto se lleva a cabo, aunque no hay reglas talladas en algún código, es muy importante que respetas las de la mesa. Y es que muchas veces estamos conversando pero se nos olvida que tenemos algo en nuestra boca y que no deberíamos abrirla mientras estamos comiendo.

Parece sencillo, pero uno de los buenos modales que a más de uno se le olvida es la milenaria regla de etiqueta que dice “no hables nunca con la boca llena”, y es que es bastante desagradable estar comiendo con una persona que no sabe respetar esta sencilla indicación. Nadie quiere ver cómo masticas, así que resérvate unos segundos antes de hablar cuando estés comiendo.

Shutterstock

Sé amable

No basta con seguir las reglas de etiqueta del manual, de nada te servirán si no eres una persona amable y cortés con los demás. Recuerda siempre decir “por favor”, “gracias”, “permiso”; asimismo, siempre deberás saludar y despedirte personalmente del anfitrión, pues una señal de respeto y cortesía. Verás como esto crea un ambiente sano.

Cuida tu postura

Seguramente alguna vez te han dicho “siéntate bien” o “cuida tu postura”, y esto es porque la manera en la que nos erguimos indica mucho acerca de nosotros y de la seguridad con la que transitamos en este mundo. Si alguien te ve encorvado o mal sentado, pensará que no te la estás pasando bien o que hay algo que te incomoda. Presta atención a tu postura y verás cómo cambian tu ánimo y la impresión que los demás se llevan de ti. Y tu, ¿sigues teniendo buenos modales?

buenos modales
shutterstock