Big Bang Pizza: un negocio que transformó sus vidas

  • El mentor de Big Bang Pizza tenía que ser mexicano y se llama Germán Barrera.
  • Big Bang Pizza es un espacio diferente y divertido, donde la tecnología se adueña de sus espacios con una manada de robots.
  • La época de cortar hierbas se acabó para Germán Barrera, quien después de tanto sacrificio fundo, junto con su esposa, Big Bang Pizza.

Cuando un hispano se traza una meta no hay barrera que lo detenga, así lo demostró el mexicano Germán Barrera, quien luego de cortar hiervas, lavar carros y limpiar casas, se convirtió en dueño de  Big Bang Pizza, un asombroso centro gastronómico con sabor italiano, en los Estados Unidos.

Sin duda alguna, Big Bang Pizza transformó la vida del hispano Germán Barrera y la de su familia, quienes en los actuales momentos están dedicados a este proyecto bajo una temática diferente que combina el rico sabor de la pizza, la tecnología y la diversión a lo grande.

En tan poco tiempo, Big Bang Pizza se adueñó del paladar de los hispanos y estadounidenses, quienes apuestan a este tipo de emprendimiento de una familia mexicana que no perdió el tiempo e invirtió todos sus ahorros en esta idea que evolucionó en un negocio exitoso, generando millones de dólares al año.

Big Bang Pizza- Germán Barrera-inversión-negocio

Foto/Captura Mundo Hispánico

El mentor de Big Bang Pizza tenía que ser mexicano

A pesar que lleva en la venas la gastronomía mexicana, Germán Barrera apostó a otro tipo de comida como la pizza, proveniente de la región italiana.

Y es que la mayoría de los mexicanos que llegan a los Estados Unidos en búsqueda del gran Sueño Americano establecen su propio restaurante con su rica comida tradicional, sin embargo, Germán Barrera rompió los paradigmas y vaya que le ha ido muy bien.


En los espacios de Big Bang Pizza, donde una  manda de robots recibe  a la clientela, Germán Barrera reveló que siempre pensó que el negocio de la pizza era factible en la tierra de las oportunidades.

Big Bang Pizza- Germán Barrera-inversión-negocio

Foto/Captura Mundo Hispánico

Aunque siguió lavando carros y limpiando casa, su idea seguía viva como el Ave Fénix, hasta que un día le dijo a su esposa que ya era tiempo de independizarse y arriesgarse a nuevo proyecto llamado Big Bang Pizza.

El proyecto de la familia Barrera requeriría de una inversión considerable para comenzar con el plan de negocio.

La idea de establecer la pizzería puso de cabeza al mexicano emprendedor,  porque no sabía de qué manera podría gestionar el dinero suficiente para hacer realidad el Sueño Americano.

“Lo difícil fue cuando echamos números y vimos cuánto dinero tomaba hacer algo como esto”, expresó Barrera.

Como la pareja de esposos trabajaba, invirtieron todos ahorros y lo que ganaban diario, hasta que lograron juntar el dinero, para abrir las puertas de Big Bang Pizza.

Es un espacio diferente y divertido

Big Bang Pizza ya era una realidad, muchas personas comenzaron a colmar sus instalaciones.

“Cuando se dio la oportunidad de hacer la pizzería, queríamos que fuera algo entretenido y diferente, dedicado a  toda la familia en general”, expresó el emprendedor mexicano.

La incorporación de robots, pequeñas maquinas rodantes, es la atracción de la pizzería en los actuales momentos.

Una idea que nació en la mente de Germán Barrera a las tres de la madrugada.

Big Bang Pizza- Germán Barrera-inversión-negocio

Foto/Captura Mundo Hispánico

“Mi esposa no conciliaba la idea de cómo nosotros podíamos integrar robots en el sistema de una pizzería, hasta que le metí esa idea en la cabeza y ella decidió apoyar su activación”, recordó el mexicano.

La época de cortar hierbas se acabó

La época de cortas hierbas, pararse a las 5 de la mañana para conseguir un trabajo en el campo y tener un capataz, se acabaron para el hispano, quien se siente orgullo de todas la oportunidades que ha logrado cosechar en los Estados Unidos.

Al igual que él, en los Estados Unidos llegan hispanos médicos, abogados, ingenieros, quienes han logrado emprender compañías “grandísimas” como de víveres, clínicas, hospitales.

“Llegamos a los Estados Unidos a encontrar nuevas oportunidades y lo hemos alcanzado”, finalizó muy orgulloso el latinoamericano, quien se puso a pensar en unos minutos que sería de él sino hubiese cruzado el temible desierto para llegar a la tierra que le abrió el corazón.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+