Biden aborda el aumento de violencia con el candidato a alcalde de Nueva York

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, abordó este lunes el aumento de la violencia armada con el favorito de Nueva York (...)

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
  • El presidente Joe Biden habla con el candidato a alcalde Nueva York sobre la violencia que ataca a la nación
  • Un desfile sin mascarillas es la forma de celebrar de Nueva York que ya no hay restricciones
  • Lanzan iniciativa en la Gran Manzana para detener la ola ocasionado por armas

Washington, 12 jul (EFE News).- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, abordó este lunes el aumento de la violencia armada en Estados Unidos con el que se perfila como futuro alcalde de Nueva York, el expolicía Eric Adams, que cerró filas con el mandatario ante ese problema creciente en su ciudad. Biden recibió en la Casa Blanca a Adams y a los alcaldes de Washington, Muriel Bowser, y San José (California), Sam Liccardo, para hablar sobre la necesidad de reducir los delitos con armas de fuego en esas y otras ciudades de Estados Unidos.

“No hay una respuesta que valga para todas (las ciudades). Pero sabemos que hay algunas cosas que funcionan, y la primera es restringir el flujo de las armas de fuego que se utilizan para cometer delitos violentos”, dijo Biden. Los delitos violentos subieron más del 30 % el año pasado en las principales ciudades del país, según el Buró Federal de Investigaciones (FBI), y han seguido en aumento este año en muchas localidades.

Los disturbios van en aumento

Shutterstock

En el caso de Nueva York, en los primeros seis meses del año, los tiroteos han crecido un 38 % respecto al año anterior, cuando también subieron ese tipo de incidentes, según los últimos datos de la oficina del gobernador del estado, Andrew Cuomo. Hace tres semanas, Biden desveló su estrategia para reducir los homicidios en las ciudades, centrada en aportar más recursos a la Policía y quitar las licencias a los vendedores de armas que sean negligentes.

Su reunión con Adams y el resto de alcaldes, a la que también asistieron los jefes de Policía de ciudades como Chicago o Newark (Nueva Jersey), tenía como objetivo afinar esa estrategia y detectar posibles tendencias preocupantes para intentar atajarlas a tiempo. Tras el encuentro, Adams presumió de sintonía con Biden, de quien dijo que quiere “redefinir el ecosistema de la seguridad pública” en Estados Unidos.

Mañanas difíciles

Shutterstock

“Mientras otras comunidades se despiertan con un despertador, las comunidades negras, hispanas y pobres se están despertando por el sonido de disparos, y este presidente ha dicho que estos no son los Estados Unidos en los que vamos a vivir”, afirmó Adams en declaraciones a la prensa en la Casa Blanca. El candidato a la alcaldía de Nueva York, cuya victoria en las elecciones de noviembre es muy probable, es un demócrata moderado que antes de meterse en política trabajó como policía durante dos décadas, y que actualmente ejerce como presidente del distrito de Brooklyn.

Adams centró gran parte de la campaña de las primarias demócratas por la Alcaldía en la lucha contra el rampante aumento de la violencia, que según las encuestas era la primera preocupación de los electores, por encima del desempleo, la atención médica, la vivienda, la educación o incluso la covid-19. En cuanto a Biden, su plan para reducir la violencia a nivel nacional pasa por un mayor control de armas y en concreto, por quitar las licencias a los comerciantes de armas del país a los que se relacione con pistolas ilegales halladas en escenas del crimen. El mandatario también ha dado luz verde a los estados para que desvíen fondos del rescate aprobado en marzo por el Congreso para paliar los efectos de la pandemia de covid-19 -un total de 350.000 millones de dólares- y los destinen a medidas para reducir la criminalidad, incluida la contratación de más policías. EFE News

Nueva York celebra el fin de las restricciones con un desfile sin mascarillas

Shutterstock

Nueva York, 7 jul (EFE News).- Miles de enfermeros, médicos, bomberos, camareros, repartidores y demás trabajadores de primera línea desfilaron este miércoles sin mascarillas por las calles de Nueva York para celebrar el fin de las restricciones impuestas por la pandemia, en el mayor desfile que se celebra en la ciudad desde que prácticamente cerró a cal y canto en marzo de 2020. Entre nubes de confeti y decenas de orquestas, la larga caravana de oficios salió de Battery Park, de donde parten los ferris que llevan a la estatua de la Libertad, y recorrió la calle de Broadway hasta el Ayuntamiento de la ciudad, formando una serpiente multicolor. “Estamos orgullosos, felices, porque estamos en un momento de celebración, después de haber sufrido tanto y de haber ayudado a la ciudad en el momento en el que más nos necesitaba, así que felices, porque unidos hemos creado milagros”, dijo a Efe la directora de Emergencias Médicas de la red de atención médica Somos, Yomaris Peña.

Como consecuencia de la covid-19, más de 50.000 personas han muerto en Nueva York, que se convirtió en el epicentro de la pandemia en Estados Unidos en la primavera del año pasado. Rodeada de un grupo de compañeros que a coro gritaban exultantes “Somos Nueva York”, Peña advirtió que a pesar de la celebración hay que continuar con la campaña de vacunación y “chequear que las variantes sigan respondiendo a las vacunas”. “Las personas tienen que entender que la vacuna que se pone uno ayuda a todo la gente que nos rodea”, agregó bajo un calor castigador que ha obligado a las autoridades a suspender los discursos programados para la conclusión del desfile.

LA PRIMERA VACUNADA EN EE.UU. ENCABEZA LA MARCHA

Representación de la primera enfermera vacunada en Nueva York
Shutterstock

Encabezando la columna de los superhéroes de barrio desfiló la enfermera neoyorquina Sandra Lindsay, que el pasado 14 de diciembre se convirtió en la primera persona en recibir la primera dosis de la vacuna en Estados Unidos. Sentada sobre el asiento trasero de un mítico Imperial descapotable, Lindsay recorrió Broadway saludando a los curiosos que se acercaron a aplaudir a los participantes y con la banda de tela cruzada que la distinguía como la maestra de ceremonia de la caravana, bautizada “Héroes de la ciudad”. Los grandes hospitales privados de Nueva York, varios de los cuales lideraron la vacunación y también los test de detección de covid, desfilaron a la cabeza y también patrocinaron la mayor parte de la veintena de carrozas que trufaron el evento.

Entre los trabajadores del sector sanitario y del transporte, funcionarios, profesores y trabajadores de emergencia, también contaron con un “huequísimo grande” en la marcha los indocumentados, como la mexicana María Isabel Sierra. “Estamos representando a los trabajadores excluidos, estamos felices porque ganamos y estamos esperando los beneficios que nos vienen en agosto”, dice esta limpiadora del hogar, que porta un cheque gigante en referencia a las ayudas estatales prometidas a los trabajadores que, por su situación irregular, no cobraron ninguna compensación económica tras perder sus trabajos como consecuencia de las restricciones impuestas.

UN BAÑO DE MASAS DE POLÍTICOS LOCALES

Shutterstock

Más allá del alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, que hizo el recorrido en la carroza que seguía al Imperial negro de Lindsay, varios políticos locales y nacionales no quisieron perderse la ocasión. “Esta es la manera en la que les decimos gracias a nuestros trabajadores de primera línea”, dijo a Efe el senador demócrata Chuck Schumer, que también advirtió que la lucha contra el coronavirus todavía continúa.

“Pero tenemos a todas esta gente para ayudarnos, son nuestros trabajadores de primera línea”, agregó. Entre los participantes, también hizo su aparición el flamante candidato del Partido Demócrata a la Alcaldía de Nueva York, Eric Adams, que anoche se proclamó como el ganador de las elecciones primarias de su agrupación política. “Es muy importante darles el apoyo que se merecen. Si hemos aprendido algo de la covid-19, es que nuestros trabajadores de primera línea, cuando la ciudad cierra, continúan trabajando para asegurarse de que todo continúa funcionando”, dijo a Efe Adams.

EL PRIMER GRAN DESFILE MIENTRAS CONTINÚA LA VACUNACIÓN

Shutterstock

En medio del caos que caracterizó a la Gran Manzana cuando se detectaron los primeros brotes de covid-19 en marzo del 2020, el primer gran desfile que se canceló fue el de San Patricio, que estaba previsto para el 17 de marzo. Un año después, el patrón de los irlandeses fue festejado con una pequeña comitiva que recorrió varias calles del centro de Manhattan, e incluso las recientes celebraciones del Orgullo LGTBI, que tuvieron lugar hace dos fines de semana, mantuvieron las restricciones a pesar de que muchas limitaciones habían sido levantadas.

Las autoridades anunciaron el fin de las restricciones, con excepción de hospitales, medios de transporte y algunos otros lugares, el pasado 15 de junio, coincidiendo con el anuncio de que el 70 % de los de los neoyorquinos adultos habían recibido al menos una de las dos dosis de la vacuna contra la covid-19. Un porcentaje cuyo rito aumenta con lentitud a pesar de los esfuerzos de las autoridades y que hoy se situó en el 72,7 %, con más de 21 millones de dosis administradas. EFE News

Nueva York lanza iniciativa de emergencia para detener la violencia armada

Foto Shutterstock

Nueva York, 6 jul (EFE News).- El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció hoy un plan para reducir el rampante aumento de los tiroteos tras un fin de semana especialmente violento, en el que medio centenar de personas resultaron heridas de bala en el estado, 26 de ellas en la Gran Manzana. “Quiero que entiendan lo grave que esto” dijo Cuomo tras anunciar la proclamación de una orden ejecutiva para abordar el problema, describiéndolo como una “emergencia de salud pública” que hay que tratar como tal.

El gobernador agregó que será prioritario dirigirse a los puntos donde se origina la violencia armada y motivar de manera positiva a los jóvenes en riesgo de refugiarse en ella para que no lo hagan. “Tenemos que romper el círculo de la escalada de la violencia, porque se ve venir. (…) La solución es una estrategia preventiva integral basada en la comunidad, para que los jóvenes no recurran a esa situación”, dijo.

No solo Nueva York tiene este problema

Un arma con balas
Shutterstock

Asimismo, el responsable político subrayó la necesidad de sacar de las calles las armas ilegales y “restaurar la relación entre la policía y la comunidad”. Cuomo, que recordó que a nivel federal el país gasta 280.000 millones de dólares en atención sanitaria como consecuencia de la violencia armada, reconoció que se trata de un problema nacional y no solo local.

Según datos oficiales citados por el gobernador, en los primeros seis meses del año, los tiroteos han aumentado en la ciudad de Nueva York un 38 % respecto al año anterior, cuando ya experimentó un resurgir este tipo de incidentes. Asimismo, destacó que a nivel nacional el 59 % de las víctimas de los tiroteos son personas de raza no blanca, un porcentaje que sube al 68 % en el estado de Nueva York y al 77 % en el caso de la ciudad de los rascacielos.

Estadísticas de ataques con armas

Manos con un arma
Shutterstock

“La gente negra tiene diez veces más posibilidades de ser víctima de la violencia armada que la gente blanca”, subrayó, antes de agregar que “la violencia con armas de fuego está golpeando con más fuerza a las comunidades negras y morenas y está agravando el daño causado por la covid-19”, que afectó desproporcionadamente a afroamericanos y latinoamericanos. El plan también incluye la formación de un consejo que revisará las actuales leyes y recientes reformas legales para hacer recomendaciones sobre una estrategia futura que, según el político, “se basará en ciencia e información y no en política y retórica”.

Numerosos órganos de gobierno local e instituciones han planteado en los dos últimos años sus propios planes para encarar esta crisis. Sin embargo, el mensaje alarmista de Cuomo contrastó con el pronunciado minutos antes por el del alcalde Bill de Blasio en su comparecencia diaria ante los medios, donde destacó que la violencia en la ciudad se redujo este junio un 20 % respecto al mismo mes del año pasado y que el número de asesinatos por bala también disminuyó un 23 %. “En general, el crimen comparado con las mismas fechas del año pasado se ha reducido ligeramente, aunque queda mucho más trabajo por hacer”, dijo hoy De Blasio, que ya ha lanzado varias iniciativas para intentar poner coto a la proliferación de la violencia. EFE News

Continua artículo relacionado