Biden defiende el plan de infraestructura ante creciente resistencia

El presidente de EE.UU., Joe Biden, defendió este lunes en una columna de opinión el acuerdo al que llegó la semana pasada con (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
  • El presidente Joe Biden dice que el plan de infraestructura funcionará
  • En el Congreso, los planes de Biden se ven obstaculizados
  • Habrá reunión con el presidente Afgano en la Casa Blanca

Washington, 28 jun (EFE News).- El presidente de EE.UU., Joe Biden, defendió este lunes en una columna de opinión el acuerdo al que llegó la semana pasada con un grupo bipartidista de legisladores para invertir 1,2 billones de dólares en infraestructuras a lo largo de ocho años. La columna de opinión, publicada en Yahoo News, se produce cuando el plan de infraestructuras enfrenta un creciente rechazo en buena parte del Partido Republicano y en el ala más progresista del Partido Demócrata, la fuerza política a la que pertenece el mandatario.

Biden defendió el plan sobre infraestructura no solo por el valor que tendrá para reconstruir los aeropuertos, carreteras y puentes del país, sino por lo que representa para la identidad de EE.UU. “Este acuerdo -escribió Biden- es la mayor inversión a largo plazo que se ha hecho en infraestructura en casi un siglo. Economistas de todas las tendencias están de acuerdo en que creará buenos puestos de trabajo y fortalecerá drásticamente nuestra economía a largo plazo”.

Los beneficios dichos por Biden

Shutterstock

“Pero el acuerdo representa mucho más. Es una señal para nosotros y para el mundo, de que la democracia estadounidense puede funcionar y resultar beneficiosa para la gente”, subrayó. Y reconoció que “ni los demócratas ni los republicanos obtuvieron todo lo que querían con este acuerdo”, pero consideró que comprometerse y llegar a acuerdos es el “corazón de la democracia”.

“Cuando negociamos de buena fe y nos unimos para hacer grandes cosas, comenzamos a romper el hielo que con demasiada frecuencia nos ha mantenido paralizados y nos ha impedido resolver los problemas reales que enfrentan los estadounidenses”, aseveró. Biden se enfrenta el reto de salvar el acuerdo al que llegó la semana pasada con un grupo de legisladores demócratas y republicanos para aprobar el plan de infraestructuras.

Diferentes perspectivas

Shutterstock

Tras el anuncio del acuerdo el jueves, el entusiasmo se ha ido diluyendo por el descontento de uno y otro lado. Biden y los demócratas quieren que la propuesta de infraestructuras se vincule a un plan de gasto social, que contempla inversiones en banda ancha, la lucha contra la crisis climática y el cuidado de menores y ancianos, entre otros.

Sin embargo, los republicanos desean que el proyecto se ciña a las infraestructuras tradicionales, como carreteras, puentes y puertos, y rechazan que se relacione con el gasto social. El jueves, durante la presentación del acuerdo bipartidista, Biden advirtió de que no firmaría el plan de infraestructuras que pueda ser aprobado en el Congreso si no está vinculado al de gasto social. Sin embargo, el sábado tuvo que recular y aclarar que sí que lo rubricará, ante el peligro de que los conservadores retiren su apoyo. EFE News

La reforma electoral impulsada por Biden naufraga en el Senado de EEUU

Un martillo con libros que representan reforma de Biden
Shutterstock

Washington, 22 jun (EFE News).- La reforma electoral impulsada por el partido del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para proteger el acceso al voto de todos los estadounidenses no superó este martes un voto clave en el Senado del país, debido al rechazo en bloque de la oposición republicana. Los demócratas no consiguieron la mayoría de 60 votos que necesitaban para superar un primer filtro antes del debate y la votación definitiva de la conocida como “For the People Act” (La ley para el pueblo, en español), una de las grandes prioridades de la Casa Blanca y de sus aliados progresistas.

Por 50 votos a favor y 50 en contra -todos ellos de republicanos-, el proyecto de ley quedó descartado y los demócratas, que controlan apenas la mitad de los escaños del Senado, sufrieron un duro revés en sus intentos de garantizar el voto para las minorías en todo el país. “Este no es el final de este proyecto de ley, este es solo el comienzo”, dijo justo antes de la votación la senadora demócrata Amy Klobuchar, quien prometió programar audiencias y promocionar la propuesta con el objetivo de fortalecer el apoyo a la misma y que pueda salir adelante en otro momento, posiblemente con algunos cambios.

El objetivo de Biden

El presidente Joe Biden
Shutterstock

La reforma electoral buscaba contrarrestar las restricciones al voto que han impuesto recientemente los republicanos a nivel estatal, con la aprobación de 14 leyes que limitan el sufragio de las minorías hispana y afroamericana, menos inclinadas a acudir a las urnas. Los conservadores aseguran que su objetivo es frenar irregularidades, pero los demócratas creen que su verdadera meta es acabar con los controles que impidieron al expresidente Donald Trump (2017-2021) revocar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, en las que ganó Biden.

“¿Vamos a dejar que el expresidente más deshonesto de nuestra historia siga envenenando nuestra democracia desde dentro?”, preguntó el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, en referencia a Trump. Antes de la votación, varios senadores republicanos opinaron que el proyecto de ley reduciría el poder de los estados para regular las elecciones, y criticaron varios puntos de su contenido, como la posibilidad de que los votantes se registren el mismo día de los comicios. “Esto supondría dejar que el Gobierno federal tome las riendas de nuestro sistema electoral, que siempre ha estado bajo el dominio de los estados”, afirmó el senador republicano Rob Portman antes de la votación. La vicepresidenta del país, Kamala Harris, que ejerce como presidenta del Senado y a la que Biden ha encargado que ayude a garantizar el derecho al voto de las minorías, presenció la votación y el debate previo desde la Cámara Alta, en una señal de la importancia que concede la Casa Blanca al tema. EFE News

Biden se reunirá con el presidente afgano el 25 de junio en la Casa Blanca

La Casa Blanca
Shutterstock

Washington, 20 jun (EFE News).- El presidente, Joe Biden, se reunirá con su homólogo afgano, Ashraf Ghani, en la Casa Blanca el próximo viernes, en el primer encuentro en persona de ambos mandatarios desde que Estados Unidos anunció que retirará sus tropas de Afganistán antes del 11 de septiembre. Según un comunicado, la visita de Ghani, que estará acompañado por el presidente del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional (HCNR), Abdullah Abdullah, pondrá en valor “la sólida colaboración entre Estados Unidos y Afganistán a medida que continúa la reducción militar”.

“Estados Unidos mantendrá un fuerte compromiso con el Gobierno de Afganistán para garantizar que el país nunca más vuelva a convertirse en un refugio seguro para los grupos terroristas que representan una amenaza para la nación estadounidense”, asegura el documento de la Casa Blanca. Biden confirmó el pasado 14 de abril de manera oficial la decisión de Estados Unidos de retirar todas sus tropas de Afganistán antes del próximo 11 de septiembre, cuando se cumplirá el vigésimo aniversario de los ataques terroristas contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono y que desembocaron en la posterior invasión de Afganistán.

El gobierno busca la paz

Shutterstock

Un día después del anuncio de Biden, el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, aterrizó en Kabul en una visita sorpresa para reunirse con Ghani y Abdullah y abordar el repliegue militar. La retirada ha desatado el temor de muchos en Afganistán de que pueda suponer el fracaso de las negociaciones de paz y el estallido de una nueva guerra civil. En este sentido, la nota insiste en que “Estados Unidos continúa apoyando plenamente el proceso de paz en curso y alienta a todas las partes afganas a participar de manera significativa en las negociaciones para poner fin al conflicto”.

El texto también subraya que el Gobierno estadounidense está “comprometido con el apoyo al pueblo afgano, proporcionando asistencia diplomática, económica y humanitaria para ayudarlo, incluidas las mujeres, niñas y minorías afganas”. Organizaciones como Human Rights Watch han advertido de que la retirada de Estados Unidos puede tener un impacto negativo en los avances de los derechos humanos en el país, especialmente para los sectores y comunidades más desprotegidos como las minorías, las mujeres y las niñas. EFE News

Continua artículo relacionado