Beneficio de desempleo por la pandemia de $600 semanales expira la próxima semana

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
  • Beneficio de desempleo de 600 dólares semanales a desempleados por la pandemia expira la próxima semana sin acuerdo en el Congreso
  • Aún si la Cámara de Representantes y el Senado llegan a un acuerdo, sería demasiado tarde y los nuevos pagos llegarían con retraso
  • Además, los republicanos proponen disminuir el pago semanal a 400 dólares, lo que complicaría las negociaciones

Beneficio de desempleo. El último pago de la ayuda de 600 dólares adicionales que millones en Estados Unidos han recibido cada semana como parte del subsidio por desempleo debido a la crisis económica desatada por la pandemia del coronavirus será la próxima semana y los legisladores en el Congreso aún no han alcanzado un acuerdo sobre qué otro beneficio vendrá después y crece la incertidumbre, informó The Hill.

Debido a que la mayor parte de los estados procesan los pagos de este beneficio en ciclos semanales que terminan los sábados o los domingos, algunos estados efectuarán el último pago de los 600 dólares el 25 y otros lo harán el 26 de julio, a menos que el Congreso actúe rápidamente. Pero no hay negociaciones previstas entre la Cámara de Representantes y el Senado al menos hasta la próxima semana, además de que las dos partes están lejos de lograr un consenso.

Por tanto, millones quedarían en un limbo mientras las partes negocian. Incluso si el Congreso decide a favor de renovar esta ayuda semanal a finales de julio o comienzos de agosto, la brecha podría general semanas de demoras para que los beneficiarios reciban los nuevos pagos.

“Podemos ya decir que el tiempo ha expirado para evitar el icerberg”, dijo el representante demócrata Don Beyer, segundo a cargo del Comité Conjunto de Economía.

Para añadir más incertidumbre, los republicanos sugieren ahora disminuir esta ayuda a 400 dólares por semana o menos, ya que para muchos la ayuda de 600 dólares representa mayores ingresos que los que percibían cuando estaban empleados.

La presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se mostró dispuesta a llegar a un acuerdo con los republicanos sobre el monto de los pagos semanales, dependiendo de si hay otra ronda de cheques de estímulo para las personas incluidas en el paquete.

“Estoy totalmente a favor de los 600 dólares”, dijo Pelosi durante una conferencia de prensa en el Capitolio el jueves, y agregó que “todo el paquete dependerá de lo que hagamos también para los pagos directos, que también son esenciales”.

“Entonces, cuando están regalando todo este dinero y se preocupan por recortarle los 600 dólares a las familias que lo necesitan con tanta desesperación, eso hace que te preguntes, ¿para quién están aquí?”, Pelosi dijo de los republicanos.

El Departamento de Trabajo informó el jueves que aproximadamente 1.3 millones de estadounidenses presentaron nuevas solicitudes por beneficios de desempleo durante la segunda semana de julio. Se estimó que un total de alrededor de 32 millones de personas reclamaban seguro de desempleo o asistencia de desempleo por la pandemia.

Si bien EE. UU. Ha recuperado alrededor de 8 millones de los más de 20 millones de empleos perdidos desde la pandemia de coronavirus forzó el cierre de negocios, las solicitudes semanales de desempleo han excedido el millón desde finales de marzo.

La ley de estímulo económico de 2.2 billones de dólares promulgada el 27 de marzo proporciona 600 dólares adicionales por semana en pagos de seguro de desempleo hasta el 31 de julio. Dado que el fin de mes cae viernes, los estados necesitarían una extensión antes del 25 de julio para cubrir completamente la última semana de julio, que se extiende hasta agosto. De lo contrario, los pagos del seguro de desempleo de los beneficiarios se reducirán al nivel establecido por cada estado.

Archivado como: beneficio de desempleo

Indocumentados en Nueva York realizan un ayuno de protesta para exigir ayudas

Cerca de 100 inmigrantes indocumentados, en su mayoría lationamericanos, dieron este jueves la cara en Nueva York para participar en un ayuno de protesta para pedir a las autoridades estatales que aprueben un paquete de estímulos para apoyar a los trabajadores sin papeles que se han quedado fuera de las ayudas federales por la pandemia de COVID-19.

“Estoy apoyando a mis compañeros que tienen la necesidad de que se nos dé un estímulo económico como se les dio a las personas que tienen documentos. Que a nosotros también se nos dé y principalmente a nuestros hijos, que nacieron en este país y que fueron injustamente excluidos de cualquier ayuda”, aseguró a Efe Pedro Peña, un jornalero indocumentado que se ha desplazado hasta la plaza Madison, en el bajo Manhattan, para participar en el ayuno.

Como muchos otros trabajadores y trabajadoras indocumentadas, Peña cuenta las dificultades que ha sufrido estos meses y cómo ha sobrevivido gracias a la caridad de organizaciones y parroquias que han distribuido comida, que a veces no llega para todos, como relatan varios de los presentes.

Archivado como: beneficio de desempleo

ORGANIZADO POR ACTIVISTAS Y POLÍTICOS

Fueron convocados por varios políticos locales como la senadora estatal Jessica Ramos o la asambleísta Maritza Dávila, y por una decena de organizaciones activistas como Make The Road, Judíos por la Justicia Racial y Económica o Comunidades por el Cambio.

En círculos que se hacen y se deshacen en distintos puntos de la plaza como las ondas que hacen las piedras al romper la superficie de un lago, muchos de los presentes comparten sus angustias y sus esperanzas.

“Somos la base de la economía del país, hacemos el trabajo que nadie quiere hacer y cuando necesitamos ayuda todos miran para otro lado”, asegura una de las participantes en uno de esos corros en los que uno tras otro y mayoritariamente en español se comparten miserias y motivaciones.

Entre varios puestos de estampados de camisetas con el lema “Financien a los trabajadores excluidos”, una zona de juegos para los niños o un espacio para recibir ayuda psicológica, el español se convierte en la única lengua de comunicación y en español todos gritan en coro frases como “Esenciales excluidos” o “No somos uno, no somos cien, somos millones, cuéntanos bien”.

Archivado como: beneficio de desempleo

Regresar al Inicio