Bar Grill: restaurante mexicano que genera $ 3 millones

  • Emilio García cruzó el río Bravo sin temor para lograr el mayor sueño de su vida.
  • El mexicano apostó a sus capacidades sin estudios junto a sus socios.
  • Bar Grill se convirtió en el gran proyecto mexicano en los Estados Unidos.

El hispano Emilio García, junto a un grupo de familiares, enfrentó el mayor desafió a llegar a los Estados Unidos en búsqueda de nuevas oportunidades; ser propietario de su propio negocio con raíces netamente mexicanas llamado Bar Grill.

Como muchos hispanos, Emilio García traspasó las barreras del idioma, logró comprender el funcionamiento de las leyes locales, y además supo desarrollar un plan empresarial sólido que le genera 3 millones de dólares anuales.

Hoy en día, es uno de los emprendedores latinos más exitosos en la tierra del sueño americano.

Bar Grill-Emilio García-restaurante-mexicanos

Foto/Captura Mundo Hispánico

Emilio García cruzó el río Bravo sin temor

Emilio García nos abre la puerta de su emporio gastronómico para revelar como logró el mayor sueño de su vida fuera de su natal Guanajuato, desde donde emigró a la edad de 15 años de edad, dejando atrás su raíces y recuerdos de una vida dura.

El mexicano Emilio García cruzó la frontera con tan sólo 50 dólares en el bolsillo, pero nunca se dio por vencido.

Aquel adolescente, pasó el temible río Bravo para luego ser parte de una historia de hispanos lleno de sueños y aspiraciones.

Recuerda como si fuese ayer el día que decidió buscar el sustento para su familia en tierras norteamericanas.

“Me vine a los Estados Unidos a la edad de 15 años para ayudar económicamente a mi familia ya que no contábamos con los recursos para salir adelante”, dijo Emilio García.

Como era el mayor de sus hermanos, el mexicano tomó la batuta y la fuerza necesaria para trabajar y así proteger a su familia que había dejado en Guanajuato.

 

El mexicano apostó a sus capacidades sin estudios

Cuando el adolescente abandonó Guanajuato no había culminado sus estudios escolares, pero apostó a sus capacidades para trabajar en cualquier área confiando en dios y en la Virgen de Guadalupe.

“Empecé a trabajar en las yardas por unos cinco o seis años, donde ganaba 300 dólares a la semana cumpliendo un horario de casi 8 horas”, comenta el ahora empresario.

El empresario mexicano confesó para Mundo Hispánico que su vida no terminaría cambiando o reparando cauchos, pues quería avanzar y lograr que Bar Grill se convirtiera en una realidad.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+