Empleado de bar en Texas es golpeado por hombre que se negó a usar mascarilla

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Foto: Shutterstock / Video: MH
  • Un empleado de un bar de Texas fue brutalmente golpeado por un hombre que se negó a usar mascarilla
  • La víctima recibió 10 puntos de sutura tras ser cortado en la cabeza con un vaso de vidrio
  • “Nunca me habían llenado de golpes así… me golpeó contundentemente”, explicó la víctima

Un empleado de un bar de Texas fue brutalmente golpeado por un cliente que se negó a usar una mascarilla dentro del local, de acuerdo con ABC 13 News.

Josh Vaughan recibió 10 puntos de sutura tras ser golpeado en la cabeza con un vaso de vidrio.

De acuerdo con el medio reseñado, Vaughan estaba trabajando en la puerta del Grand Prize Bar en Banks Street, cerca del distrito de los museos, el lunes por la noche cuando fue atacado por el hombre que se negaba a cumplir con las medidas sanitarias para evitar el contagio por COVID-19.

bar de texas
Foto: Twitter.

Tanto Vaughan como el resto del equipo del bar dijeron que el presunto atacante ignoró los requerimientos del personal en varias oportunidades.

En una oportunidad, el cliente salió del baño y Vaughan se le acercó a pedirle que se colocara la máscara facial, en ese momento, el hombre lo agredió rápidamente con el vaso de vidrio.

“Antes de que pudiera decir ‘máscara’, el tipo simplemente tomó el vaso y se lo rompió en la cabeza”, dijo la gerente general Lindsay Beale.

“Nunca me habían llenado de golpes así. Fue rápido. Fue rápido”, explicó Vaughan. “Me golpeó contundentemente”, aseveró Vaughan. El empleado tuvo que ser trasladado de emergencia a la sala de urgencia donde fue sometido a sutura.

Por su parte, el cliente y presunto atacante se dio a la fuga, sin embargo, su cara fue capturada por la cámara de seguridad del local.

Empleados del bar de Texas aseguraron que dentro de su negocio se esfuerzan por hacer cumplir las medidas de seguridad del COVID-19 y que era obligatorio el uso de mascarillas por parte de los clientes excepto cuando estén comiendo o bebiendo.

Asimismo, resaltaron que los empleados son sometidos a pruebas para detectar el virus cada dos semanas.

La policía de Houston indicó que tenían el nombre de un posible sospechoso tras haber recibido imágenes de la cámara de seguridad del establecimiento.

“Realmente esperamos poder encontrarlo porque, obviamente, esto no está bien”, dijo Beale.

“Si vas a salir, usa una máscara. Por favor”, dijo el empleado.

Estados Unidos alcanzó este martes 18.197.351 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y 322.285 fallecidos por la enfermedad de la covid-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (01.00 GMT del miércoles) es de 3.030 muertes más que el lunes y de 185.902 nuevos contagios, informó la agencia Efe.

El estado de Nueva York sigue como el más golpeado del país por la pandemia con 36.724 muertos, seguido por Texas (25.941), California (23.008), Florida (20.754) y Nueva Jersey (18.326). Otros estados con un gran número de muertos son Illinois (16.671), Pensilvania (14.197), Michigan (12.342), Massachusetts (11.804) o Georgia (10.463).

En cuanto a contagios, California suma 1.944.096, le sigue Texas con 1.613.121, tercero es Florida con 1.223.015, Illinois es cuarto con 911.308 y Nueva York quinto con 866.765.

El balance provisional de fallecidos -322.285- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y 60.000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110.000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que cuando Trump abandone el poder el próximo 20 de enero habrán muerto 420.000 personas y para el 1 de abril 560.000.