Ballet Hispánico trae a Atlanta su ecléctica danza contemporánea con tintes folclóricos

El Ballet Hispánico, la institución de danza latina contemporánea más importante del país, vuelve a Atlanta para presentar una colorida y energética función que incluye Danzón, una obra del cubano Eduardo Vilaró, director artístico de esta compañía.

El Ballet Hispánico, fundado en 1970 por la legendaria bailarina y coreógrafa Tina Ramírez, brindará su espectáculo el 26 de enero en el Rialto Center. El programa se complementa con la pieza Con brazos abiertos de la coreógrafa mexicoestadounidense Michelle Manzanales y Línea recta de la coreógrafa Annabelle López Ochoa, de raíces colombianas y belgas.

En Línea recta, la coreógrafa Anabelle López Ochoa, recrea la herencia española a través del intenso y explosivo lenguaje del flemenco. Foto: Paula Lobo/Cortesía Ballet Hispánico.

Con brazos abiertos es una pieza moderna, pero con toques folclóricos de Michelle Manzanales. Ella quiso hacer un trabajo sobre su fajazón sobre la identidad, esa que dice que no es bastante mexicana ni bastante americana”, explicó Vilaró. “Esa misma fajazón es la misma que pasamos cuando somos familia de inmigrantes. Es una pieza muy linda, con un toque cómico, pero a la misma vez es muy dulce y muy fuerte”, sumó.
Con Línea recta, López Ochoa rinde un homenaje a España.
“Para su creadora esta pieza significa la línea recta que nos conecta a España y donde combina el flamenco con movimientos contemporáneos. Es algo precioso que muestra la esencia y evolución del flamenco”, indicó Vilaró, quien tomó las riendas del Ballet Hispánico en 2009.
Y el show culmina con Danzón, la pieza de Vilaró con la colaboración del famoso músico cubano Paquito de Rivera, y en la que hace una reflexión de este baile popular que “acerca a la gente para compartir y vivir a plenitud”.
Para Vilaró, este programa que presentará su compañía de danza, conformada por 13 de los mejores bailarines latinos contemporáneos del país, es una reflexión de la vitalidad y la riqueza de la cultura latina que comparten con gusto con la comunidad de Atlanta.

Preservando el legado del Ballet Hispánico

Eduardo Vilaró emigró de Cuba al Bronx con sus padres en 1969. Tenía 5 años. A los 12 años participó en la obra musical Eres un buen hombre Charly Brown donde interpretó el rol de Linus, que bailaba y cantaba con su manta. Reveló que esa experiencia le fascinó y supo que la danza era su camino, y que vivió su propio momento de ‘Billy Elliot’ porque su padre nunca aprobó su decisión de dedicarse a las artes en vez de ser doctor o abogado. Foto: Paula Lobo/Cortesía Ballet Hispánico.

Para Vilaró, el Ballet Hispánico es su segundo hogar, el sagrado recinto en donde pudo brillar como bailarín desde 1985 bajo la tutela de la gran maestra Tina Ramírez. Unos años después abandonó la compañía para fundar y dirigir Luna Negra Dance Theater en Chicago. Tras 15 años de éxitos en la ‘Ciudad de la Vientos’, el bailarín cubano regresó a Nueva York para convertirse en el segundo director artístico del Ballet Hispánico y asegurar de esa forma el legado de Ramírez y su adorada compañía y escuela de danza que está por cumplir medio siglo de historia.
“El próximo año cumplimos 50 años, parece mentira. La única compañía de danza en EE.UU. fundada por una latina, y seguimos aquí. Es una dicha y un honor, pero un cargo grande porque hay que mantenernos, promovernos y a la misma vez movernos hacia el futuro. Es fuerte la cosa, pero yo con los brazos abiertos”, acotó el artista cubano de 56 años.
Otro de los pilares del Ballet Hispánico es la educación y su participación activa en la comunidad para dar voz la experiencia hispana en el país y eliminar los estereotipos. Por todas estas contribuciones y sus logros como bailarina y coreógrafa a lo largo de su exitosa carrera, Ramírez recibió la Medalla Nacional de las Artes en 2005.

“Bailar es como acercarse a Dios, es otra manera de rezar. Bailar es la celebración de cada ser humano que lo conecta a Dios”, Eduardo Vilaró, bailarín y coreógrafo cubano

Bajo el liderazgo de Vilaró, el Ballet Hispánico continúa firme con su modelo impulsando sus programas culturales y educativos a la misma vez que evoluciona ofreciendo un espacio creativo a talentosos bailarines y coreógrafos hispanos. Además, para el artista cubano sigue siendo de suma importancia involucrarse con la comunidad latina y en general para inspirar la creatividad y la conciencia social tanto en Nueva York como en el resto del país.

“El Ballet Hispánico no sólo es una entidad de danza y arte, sino que fomentamos el orgullo de ser hispanos en nuestras comunidades. Yo encontré mi latinidad mucho más aquí al compartir y trabajar con Tina”, dijo Vilaró. “Entonces lo mismo hago yo con mis bailarines. Me doy como ejemplo y entonces les digo todos los cuentos y el antepasado con Tina, y ellos se entregan como ella con mucho trabajo en la comunidad. Les entreno para saber entrar a cualquier comunidad, a una clase de niños, de estudiantes y compartir nuestra cultura y nuestro arte. Entonces ya ellos están integrados de una manera muy holística”, agregó.

Planes de Ballet Hispánico para 2019

Tras haber tenido un 2018 con bastantes alegrías, el Ballet Hispánico se prepara para continuar con su trabajo a nivel nacional e internacional.
“El año pasado estuvo espectacular, estuvimos de gira internacional y nacionalmente. La compañía ahora mismo está pasando por una época muy rica y yo creo que es el discurso que necesitamos enseñar la diversidad de nuestras comunidades latinas”, manifestó Vilaró. “También hicimos un programa fantástico que llevamos por donde quiera; eran tres ballets de tres latinas muy conocidas. Y también estuvimos de gira con nuestra Carmen, una Carmen contemporánea. Fue mucho éxito”.

Vitalidad y pasión latina son los protagonistas de Línea recta, una de las tres piezas coreográficas que presentará en escena el Ballet Hispánico el 26 de enero en el Rialto Center. Foto: Paula Lobo/Cortesía Ballet Hispánico.

Para concluir, Vilaró reveló que la compañía hará una gira por Israel y que también la quieren llevar a China.
“Eso siempre es impresionante no solamente porque viajas sino por la conexión de intercambio cultural, que es tan linda y tan necesaria para el artista porque los hace crecer, y estoy muy emocionado por eso”, subrayó.

BREVE BIO:
Nombre: Ballet Hispánico
Fecha de creación: 1970
Fundadora: Tina Ramírez
Director artístico: Eduardo Vilaró
Hogar: Nueva York

Ballet Hispánico
Cuando: 26 de enero, 8 p.m.
Costo: $30-$60.
Donde: Rialto Center for the Arts, 80 Forsyth St., Atlanta.
Info: 404.413.9849 y http://rialto.gsu.edu

Search

+