Autor de la masacre en sinagoga gritó que todos los judíos debían morir

La policía indicó que el sospechoso de la masacre en una sinagoga en Pittsburgh declaró a los agentes que los judíos estaban cometiendo genocidio y quería que todos murieran.

En una declaración jurada de arresto difundida este domingo por la madrugada, la policía dijo que Robert Gregory Bowers alcanzó a matar ayer a ocho hombres y tres mujeres en la sinagoga Árbol de la Vida antes de que lo hiriera a tiros un equipo policial que lo había rastreado.

Un agente declaró en el documento que en momentos que recibía tratamiento por sus heridas, Bowers comentó que los judíos “cometían genocidio contra su pueblo”.

En el Vaticano, el papa Francisco denunció el “acto inhumano de violencia” y oró para que se ponga fin a las “llamas de odio” que lo alimentaron.

TE PUEDE INTERESAR: Dos afortunados se reparten los $750 millones del sorteo del Powerball 

“Todos fuimos heridos por este acto inhumano de violencia”, manifestó Francisco al encabezar las oraciones por Pittsburgh en la Plaza de San Pedro. Pidió a Dios que “ayude a extinguir las llamas de odio que se propagan en nuestras sociedades”.

Sinagoga

El papa se ha pronunciado con frecuencia contra la violencia por motivos religiosos y denunciado la facilidad con que se accede a las armas. Califica a los fabricantes de armas de “mercaderes de la muerte”.

Bowers está acusado de 11 homicidios, seis asaltos agravados e intimidación étnica.

El hombre que expresó su odio a los judíos explotó un punto vulnerable común a muchas casas de oración en todo el país: las puertas abiertas.

Bowers, armado con un fusil y tres pistolas, entró a la sinagoga Árbol de la Vida el sábado durante el oficio del sabat, abrió fuego, mató a 11 personas e hirió a otras seis en lo que se cree es el ataque más mortífero a los judíos en la historia de Estados Unidos.

 ES TENDENCIA:

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+