Atacan a tiros a familia de pastores que se enfrentaron a policías

  • Atacan a tiros a familia de pastores que se enfrentaron a policías.
  • Uno de los hijos de los líderes religiosos recibió un disparo en la cabeza y se encuentra en condición crítica.
  • Las autoridades están haciendo todo lo posible para atrapar a los autores de este incidente violento y se cree que son pandilleros de la zona.

Las autoridades del condado de Gwinnett (Georgia) están investigando un tiroteo en que el un joven hispano acabó herido en la cabeza.

De acuerdo con el reporte policial, el incidente violento se registró en un tranquilo vecindario entre los límites de las ciudades de Lawrenceville y Duluth.

La víctima fue Ángel Cruz, uno de los cuatro hijos de Wilmer y Cristina Cruz, la pareja de pastores salvadoreños que hace poco más de un año se vieron envueltos en un altercado con dos policías locales.

Todo indica que Ángel fue baleado por sujetos desconocidos que dispararon sus armas desde su vehículo en marcha.

Los disparos no fueron al azar. Según informaron las fuentes policiales el ataque fue directo y podría estar relacionado con el accionar de pandillas en la zona.

MundoHispánico estuvo presente en el lugar unos minutos después de que se registrara este atentado, el cual generó pánico entre los vecinos, que aseguran se sienten aterrados por esta clase de acciones.

Cuando los investigadores llegaron al lugar junto con las ambulancias, ya no había ni rastros del vehículo del que se produjeron los balazos ni tampoco de sus ocupantes.

Lo que sí encontraron fue múltiples casquillos de bala a lo largo de la calle y al muchacho herido, quien fue trasladado de emergencia a un hospital cercano.

También retiraron los proyectiles que impactaron en distintas partes del hogar de los Cruz.

Ángel falleció en el hospital a raíz del impacto de bala un par de días después de la balacera.

El cabo Collin Flynn explicó a este medio que fueron múltiples los disparos que efectuaron contra el hogar, por lo que afortunadamente nadie más resultó baleado, a pesar de que había varias personas en la casa.

Flynn sostuvo además que todo indica a que abrieron fuego mientras que el carro iba en movimiento y que aparenta ser un “ataque entre pandillas”.

Lo que el portavoz dijo desconocer es el historial que hay con los residentes de ese domicilio. Aseguró que no estaba enterado de que se trataba del hogar de los pastores que agredieron a dos policías de Lilburn, un caso muy sonado en Georgia.

Wilmer y Cristina Cruz, al igual que su hijo mayor que lleva el mismo nombre de su padre, fueron arrestados tras enfrentarse a los uniformados en la puerta de la iglesia que dirigían.

Los tres fueron ya condenados por ese delito, aunque la madre fue quien se llevó la peor parte.

El padre fue deportado tras declararse culpable de los cargos y cumplir su sentencia de un año y medio en la cárcel. A su hijo, aunque también aceptó su responsabilidad, por ser adolescente, solo le dieron un año tras las rejas y salió libre.

Cristina por su parte, optó por ir a juicio creyendo que por ser la que menos participación tuvo en esa trifulca resultaría exonerada, pero para su mala suerte fue encontrada culpable y condenada a cinco años de prisión.

La policía ha ofrecido una recompensa a quien ayude a dar con los responsables de este atentado en contra de los hijos de los pastores.

Cualquier información sobre las identidades de estos o su paradero, llame de inmediato al 770.513.00 o 404.577.8477. El número de caso es: 20-004418.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+