Atacan Bagdad con misiles en zona verde cerca de embajada estadounidense

Reportan caída de tres misiles en la zona verde donde se encuentra la embajada de Estados Unidos en Bagdad, se desconoce si hay heridos

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • No se reportan víctimas hasta el momento
  • Aseguran que fueron tres misiles los que cayeron
  • El ataque ocurrió en la conocida zona verde

Atacan embajada Bagdad. Tres cohetes Katiusha impactaron esta noche en las cercanías de la Embajada estadounidense en Bagdad, situada en la fortificada Zona Verde, que ha sido blanco de numerosos ataques con proyectiles desde comienzos del año tras el estallido de la tensión entre Washington y Teherán, de acuerdo a información proporcionada de EFE.

Una fuente del Ministerio de Interior iraquí, que pidió el anonimato, informó a Efe de que tres cohetes cayeron en las proximidades de la sede diplomática, lo que hizo sonar las sirenas de alarma del edificio, que se pudieron escuchar en el perímetro de la Zona Verde.

Esa área segura está ubicada en el centro de Bagdad, a orillas del río Tigris, y en ella se encuentran todas las embajadas, sedes ministeriales y otros edificios gubernamentales.

.

Atacan embajada Bagdad

La información comenzó a circular en los portales de RT y Sputnik Mundo, en donde se relata que el ataque con misiles ocurrió en la zona donde se encuentra la embajada de Estados Unidos.

Numerosos proyectiles han impactado en el centro de Bagdad y cerca o en la Zona Verde en las pasadas semanas, cuando se han registrado frecuentes ataques con cohetes que no han provocado víctimas excepto algunos heridos y daños materiales en edificios y vehículos.

También se han registrado ataques de este tipo contra bases militares iraquíes en las que hay presencia de tropas estadounidenses, desde que Washington asesinara al comandante iraní Qasem Soleimaní en un bombardeo selectivo en Bagdad la madrugada del 3 de enero.

Desde entonces la tensión se ha mantenido elevada en Irak, que también fue escenario de la represalia de Irán contra EE.UU. pocos días después, con el lanzamiento de misiles contra dos bases en las que están destacadas fuerzas norteamericanas.

Antes de ambos ataques, la Embajada estadounidense había sido asaltada por miembros y simpatizantes de las milicias iraquíes chiíes Multitud Popular, a las que Washington responsabiliza de los ataques contra sus intereses en suelo iraquí, como el que costó la vida a un contratista de EE.UU. el pasado 27 de diciembre

A principios de enero se suscitó otro ataque en la misma zona, cuando dos misiles impactaron la Zona Verde en la capital iraquí de Bagdad, cerca de la embajada de Estados Unidos, este sábado, según fuentes de seguridad citadas por News 18 y Daily Mail.

Varios reportes sugirieron que las explosiones dobles tuvieron lugar cerca de la embajada de los Estados Unidos en la capital. Las sirenas sonaron inmediatamente en el complejo estadounidense en Bagdad que albergaba diplomáticos y tropas, dijeron las fuentes.

Otros tres cohetes se lanzaron contra Base de la Fuerza Aérea Al-Balad que albergaba tropas estadounidenses, a unos 80 kilómetros al norte de la ciudad, indicó Daily Mail citando a Reuters.

De esos proyectiles, dos cohetes Katyusha cayeron dentro de la base. No está claro cuántas tropas estadounidenses están siendo alojadas en la base. No ha habido informes de lesionados.

Atacan embajada Bagdad

El ataque con misiles cerca de la embajada y en la base se produjo un día después de que el comandante de la Guardia Revolucionaria de Irán, general Qasem Soleimani, fuera asesinado en un ataque aéreo estadounidense en la ciudad, reseñó News 18.

Estados Unidos ha temido una reacción violenta contra sus diplomáticos y bases donde se despliegan sus tropas en todo Iraq tras el ataque de precisión con un drone que mató a Soleimani.

Soleimani fue una de las figuras más populares en Irán y fue visto como un adversario mortal por Estados Unidos y sus aliados. El comandante de la milicia iraquí Abu Mahdi al-Muhandis, asesor de Soleimani, también murió en el ataque del viernes.

Miles de personas marcharon en Bagdad tras la muerte para llorar a Soleimani y otros muertos en el ataque aéreo, con manifestantes ondeando banderas iraquíes y de la milicia en una atmósfera sombría. El primer ministro iraquí, Adel Abdul Mahdi, y el comandante de la milicia Hadi al-Amiri, un aliado cercano de Irán y el principal candidato para suceder a Muhandis, asistieron a la procesión.

Atacan embajada Bagdad

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, prometió “severa venganza” después del ataque de Estados Unidos.

“El martirio fue la recompensa por sus incesantes esfuerzos en todos estos años”, dijo Khamenei en su cuenta de Twitter en idioma farsi en referencia a Soleimani.

Previamente, la embajada de Estados Unidos en Bagdad instó a los ciudadanos estadounidenses en Irak a “partir inmediatamente” por temor a las consecuencias del ataque.

El canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, calificó el asesinato de Soleimani como “una escalada extremadamente peligrosa y tonta”.

“Estados Unidos tiene la responsabilidad de todas las consecuencias de su aventura rebelde”, había dicho Zarif en una publicación en Twitter el viernes.

Irán se ha visto envuelto en un largo conflicto con Estados Unidos que se intensificó con un ataque a la embajada de Estados Unidos en Irak por parte de milicianos pro iraníes tras un ataque aéreo estadounidense contra la milicia Kataib Hezbollah, fundada por Muhandis.

Atacan embajada Bagdad

El presidente Donald Trump tomó la decisión de acabar con la vida del poderoso comandante iraní Qasem Soleimaní mientras disfrutaba de unos días de golf en Florida y guiado por el miedo a un ataque en pleno año electoral marcado, además, por el juicio político en su contra, reseñó Efe.

Varias fuentes detallaron sobre las deliberaciones internas para matar a Soleimaní, un suceso que podría transformar Oriente Medio y que ya ha hecho temblar a los mercados, ha provocado subidas en el precio del petróleo y ha despertado el temor a una nueva guerra. Y esto antes del reciente ataque con misiles cerca de la embajada de Estados Unidos en Baghdad y en la base donde se encuentran soldados ‘gringos’.

Trump autorizó la muerte de Soleimaní mientras disfrutaba de unos días de golf en su cálido club privado de Mar-a-Lago, en West Palm Beach (Florida).

Según The New York Times, el mandatario tomó su decisión final el jueves poco antes de la cinco de la tarde.

Con información de EFE

Continua artículo relacionado