Acusan de asesinato a indocumentado que fue buscado por ICE nueve veces


Un indocumentado salvadoreño que había sido buscado por la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) hasta en nueve ocasiones fue acusado de asesinato este jueves en una corte del Condado de Santa Clara, en California.

Carlos Eduardo Arévalo Carranza, de 24 años, quien fue arrestado el pasado lunes, se encuentra ingresado en una cárcel local tras el asesinato el pasado 28 de febrero de una mujer de 59 años.

El salvadoreño, quien ya contaba con antecedentes, afronta un cargo de asesinato en primer grado bajo circunstancias especiales por la muerte de Bambi Larson, quien fue apuñalada en su propio domicilio, y de ser declarado culpable podría recibir cadena perpetua, según señaló a Efe el portavoz de la Fiscalía del Condado de Santa Clara, Luis Ramos.

TE PUEDE INTERESAR: Tiroteos en mezquitas de Nueva Zelanda dejan 49 muertos

Eddie García, jefe del Departamento de Policía de San José, donde ocurrió el crimen, aseguró que muestras de ADN dejadas en el lugar de los hechos llevaron al arresto del indocumentado.

ice

“Cuando los delincuentes violentos se aprovechan de la comunidad, las ciudades deben tener la capacidad de proteger a sus residentes”, señaló García en una rueda de prensa esta semana, en la que dijo que su dependencia no tiene control sobre cómo el condado interactúa con agencias federales de inmigración.

TE PUEDE INTERESAR: Senado vota en contra de la emergencia nacional de Trump

El suceso, y posterior detención del salvadoreño, desató la controversia en esta localidad, en especial tras conocerse que ICE pidió sin éxito a las autoridades locales hasta nueve veces que retuvieran al salvadoreño, quien estuvo en custodia por varios delitos que incluyen robo y posesión de drogas.

Sus pedidos no fueron atendidos debido a las políticas “santuario” que restringen la colaboración entre las agencias federales de inmigración y dependencia locales.

La solicitud requiere que las autoridades retengan a los inmigrantes al menos 24 horas después de su puesta en libertad para que las autoridades federales puedan tomar bajo custodia al sospechoso.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+