Asesinan a Luis Alfonso Mendoza, actor mexicano que dobló voces en Dragon Ball Z, Friends y Narcos

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Asesinan a Luis Alfonso Mendoza, actor mexicano que dobló voces en Dragon Ball Z, Friends y Narcos
Etiquetas: ,
  • El actor Luis Alfonso Mendoza fue asesinado a balazos en Ciudad de México.
  • En el suceso también murieron su esposa y un cuñado.
  • Luis Alfonso Mendoza hizo las voces de personajes en Dragon Ball Z, Friends, El Príncipe del Rap, Narcos: México, y muchos más.

Luis Alfonso Mendoza, un reconocido actor mexicano que dobló las voces de personas de famosas series televisivas, fue asesinado a balazos.

Según reportó el Clarín, Luis Alfonso Mendoza murió en un tiroteo registrado en la noche del sábado en la colonia Portales, en Ciudad de México. En el suceso también habrían fallecido su esposa Lourdes Adame y su cuñado.

El diario local el Heraldo de México también informó sobre el asesinato, pero enfatizó que hasta la mañana de este domingo no se ha emitido una información oficial por parte de las autoridades, ya que los reportes de la muerte se dieron a conocer en las redes sociales. Sin embargo, otros diarios locales sí confirmaron el crimen.

“Lamentamos informar el fallecimiento de Luis Alfonso Mendoza Soberano, actor, director de doblaje y locutor mexicano. Según informes, falleció en una balacera junto a su esposa y a otro familiar. Una perdida lamentable de un gran actor que dio voz a personajes realmente icónicos”, publicó la cuenta Editorial Especiales en Twitter.

En la comunidad de Facebook Yo También Apoyo el Doblaje Mexicano, el gremio de actores lamentó el deceso.

“Con un terrible pesar y un estado de shock inminente les comunicamos la terrible noticia de que el actor y director Luis Alfonso Mendoza acaba de fallecer. La voz de Gohan, Bugs Bunny, Conde Patula… No puedo ni terminar de escribir esto… Descanse en paz un grande del doblaje mexicano”, agregó la cuenta de esa comunidad virtual.

“Descansen en paz, el grande y único LUIS ALFONSO MENDOZA, Lulú su bella esposa y su cuñado”, escribió en su cuenta de Facebook el usuario Yamil Atala Cabrera, otro actor y productor del medio.

El Clarín detalló que Luis Alfonso Mendoza, de 55 años, es un destacable actor de doblaje quien ha interpretado las voces de Daniel Larusso en la película Karate Kid, el conde ‘Patula’ en los Looney Tunes, y la famosa voz de Gohan, desde niño hasta adulto, en Dragon Ball Z.

El mexicano también dobló las voces del gracioso Carlton Banks, el primo de Will Smith en la famosa serie de El Príncipe del rap en Bel Air, y hace poco hizo el doblaje del joven científico Sheldon Cooper en The Big Bang Theory.

Luis Alfonso Mendoza también brilló con las voces de Joey Tribbiani, en la aclamada serie Friends, y Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán en Narcos: México.

Miembro de comunidad LeBarón huye a EE.UU. tras recibir amenazas en México

Un prominente miembro de una comunidad mexicano-estadounidense asentada en el norte de México, destrozada en noviembre por la matanza de tres mujeres y seis niños en un camino rural, ha huido a Estados Unidos al parecer tras recibir amenazas de muerte.

Julián LeBarón, quien desde hace mucho tiempo ha denunciado abiertamente las actividades delictivas en la región, así como la complicidad de autoridades locales con diversos grupos criminales, manifestó su frustración ante la persistente inseguridad en los alrededores de su comunidad en México, país que registró en 2019 un total de 35,588 homicidios, cifra que ha rebasado cualquiera de los años anteriores desde que se comenzó a llevar la cuenta en la década de 1990. 

LeBarón
AP

“Creo que se está llegando a un punto crítico. Es decir, la gente está harta de los criminales”, declaró el sábado LeBarón desde Phoenix, Arizona, en entrevista telefónica con The Associated Press. “Está harta y cansada de sentir que no puede desplazarse libremente. En otras palabras, poco a poco se termina privando a la gente de su libertad”.

LeBarón cree que la amenaza está relacionada con su negativa a mantenerse callado y dejó entrever que la gota que pudo haber derramado el vaso fue una reciente disputa verbal con la policía local.

El 17 de febrero, dijo, hubo una balacera en Casas Grandes, poblado del estado mexicano de Chihuahua, donde LeBarón tiene una vivienda, seguida de un par de detonaciones al parecer de granadas, y después más disparos. Al día siguiente, LeBarón se comunicó con la policía local para preguntar y un agente le dijo que no sabían nada de esos hechos. Tuvieron una discusión y el agente colgó el teléfono a LeBarón.

Esa noche, LeBarón dijo haber recibido una llamada telefónica en su casa de una fuente amistosa que le dijo tener información de que La Línea, un grupo delictivo al servicio del Cartel de Juárez, quería matarlo y que necesitaba irse a un lugar seguro, de preferencia al otro lado de la frontera.

LeBarón corrió atrás de un muro de concreto y solicitó asistencia a la policía federal destacada en la cercana Colonia LeBarón, una fuerza en la que la comunidad mayormente confía y con la que tiene buenas relaciones. Cuando llegaron a Casas Grandes, vieron “gran movilización” policial, agregó. 

Una trabajadora doméstica de un pariente informó después haber visto aquella noche a 15 hombres armados en un canal a dos manzanas de distancia de la casa de LeBarón, quien cree que podría haber sido el objetivo.

“Somos una piedra en el zapato para esta gente porque toda la policía local en nuestra región en el noroeste de Chihuahua, todos trabajan para el cartel. Y obviamente, las autoridades estatales se hacen de la vista gorda frente al hecho de que tenemos un ejército armado que anda suelto en las calles y asesinando a personas, así como una total y absoluta impunidad”, declaró LeBarón.

“Solo puedo suponer que se debe a que hemos hecho mucho ruido”, afirmó, “obligando a las autoridades locales a hablar con gente del cartel”. 

Después de esconderse un par de días en una finca que consideró segura, LeBarón viajó en vehículo con su tío y una escolta de la policía federal hasta la frontera con Arizona.

La comunidad extendida LeBarón está integrada en su mayoría por mexicano-estadounidenses bilingües que han vivido durante décadas en el norte de México y aunque sus miembros se consideran mormones, no están afiliados a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Los orígenes de la comunidad datan de hace más de un siglo, cuando la iglesia de los Santos de los Últimos Días puso fin de manera oficial a la poligamia, lo que obligó a muchas familias que continuaban practicándola a establecerse en colonias en otros lugares. Muchos miembros de esa comunidad en el norte de México han dejado de practicar la poligamia al paso de las generaciones.