Alexander nos necesita. Niño hondureño quiere borrar las huellas que un incendio le dejó

  • Alexander, un niño hondureño sobreviviente de un incendio, necesita de tu ayuda
  • Vino a EE. UU. para rehabilitar su cuerpo lacerado y requiere fondos para el tratamiento
  • Médicos le dan muchas esperanzas, pero necesita de mucha ayuda financiera para mejorar su calidad de vida

A sus 10 años de edad, el niño hondureño Alexander Rivera Mejía ha sufrido dolores físicos y emocionales inenarrables, males que muchos adultos no han experimentado en toda una vida.

Alexander es un sobreviviente. Su pequeño cuerpo ha sido lacerado con graves quemaduras por el incendio de su casa en su pueblo natal, La Ceiba, Honduras, donde, a causa de las llamas,  fallecieron su madre y su hermana de 12 años.

Hoy, Alexander espera que se le practiquen en un hospital de Boston las operaciones de cirugía reconstructiva que le permitan recuperar el movimiento de sus miembros.

Niño hondureño Alexander

Mundo Hispánico

Para ello, requiere el apoyo económico de la comunidad hispana, y con ese propósito The Harvest Ministry, una organización sin fines de lucro que promueve misiones humanitarias en todo el orbe, ha abierto una cuenta en línea.

Mundo Hispánico, al dar a conocer la historia de este valiente niño hondureño, exhortó a la comunidad hispana para colaborar a la recuperación de Alexander, como ya ha ocurrido con la niña Esther Pedraza, a quien la comunidad hispana ha apoyado a través de Mundo Hispánico.

El hospital donde Alexander continuará su recuperación es el Shriners Hospitals for Children, de Boston, MA., una institución de atención quirúrgica especializada que figura entre los principales nosocomios del mundo en el tratamiento de niños con quemaduras.

El hospital, se escribe en su portal, es pionero en la atención de quemaduras agudas y reconstructivas desde que comenzó sus actividades en 1960, así como en el uso de tecnología láser para la atención de cicatrices.

Su equipo multidisciplinario incluye a cirujanos especialistas en trauma y quemaduras, cirujanos plásticos especialistas en cirugía reconstructiva; anestesiólogos, enfermeras, enfermeras asistentes, psiquiatras y psicólogos, nutricionistas y protesistas, entre otros, para optimizar los resultados cosméticos y funcionales para sus pacientes.

Niño hondureño Alexander

Mundo Hispánico

La tragedia de Alexander data de mayo de 2018, cuando él y su madre y su hermana dormían en su casa en el poblado La Ceiba, Honduras. El humo les despertó y al incorporarse vieron cómo el fuego consumía la vivienda.

Intentaron salir, pero las puertas estaban bloqueadas. En cuestión de minutos la estructura fue calcinada y su madre y su hermana murieron.

Los bomberos combatieron el incendio y, al cabo, consiguieron entrar en la casa. Adentro, hallaron los cuerpos inermes de la madre de Alexander y la hermana de éste, una niña de 12 años, y a él, agonizante.

Alexander, con su voz infantil, revive la tragedia: “Nosotros estábamos durmiendo, entonces mi madre se levantó: ´Hijo, hijo, levántese, que estamos agarrando fuego´, pero asustada. Mi hermana se levantó, asustada ligeramente. Entonces, le pregunte a mi mamá: Mami ¿dónde están las llaves?, para ir a abrir, para que saliéramos…”.

Alexander recuerda que se despertó en medio de los intentos de los paramédicos por revivirle. Dice que los miró y escuchó por algunos segundos antes de volver a caer en la inconsciencia.

Niño hondureño Alexander

Mundo Hispánico

Cuando finalmente abrió los ojos unos días después, Alexander ya se encontraba en un hospital de su país completamente vendado y sedado, pero él dice que experimentaba un dolor terrible.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+