Alexander y Kevin Ordóñez son acusados de homicidio, robo y secuestro

Foto: Oficina del Alguacil del Condado de Harris / Video: MH
Etiquetas: , ,
  • Alexander Ordóñez y Kevin Ordóñez fueron detenidos en Texas acusados de homicidio, secuestro y varios robos.
  • Los hermanos Ordóñez están acusados de haber matado de un balazo en la cabeza a Cameron B. Stevens.
  • Stevens quería comprarle a los Ordóñez una pistola y los hermanos presuntamente lo mataron para robarlo.

Alexander Ordóñez y Kevin Ordóñez fueron detenidos en Houston, Texas, acusados de un asesinato, un secuestro y varios robos.

Agentes de la División de Homicidios de la Oficina del Alguacil del Condado de Harris (HCSO, por sus siglas en inglés) detuvieron a Kevin Ordóñez, de 18 años, y Alexander Ordóñez, de 19 años, luego de semanas de investigación.

Los hermanos Ordóñez ya están detenidos en la cárcel del Condado de Harris acusados del asesinato a balazos de Cameron B. Stevens, en un hecho ocurrido el sábado 6 de febrero del 2021 en el norte del área metropolitana de Houston.

El juez Greg Glass, de la Corte Criminal 208 de Distrito en el Condado de Harris, es quien lleva el caso de los dos hermanos y los consideró muy peligrosos pese a su edad.

Por eso el juez Glass ordenó que los mantengan en celdas solos, separados uno del otro, y sin contacto con el resto de los reclusos. Sólo podrán comunicarse en sus audiencias frente al juez.

Los hermanos Ordóñez han sido la pesadilla para los agentes del HCSO por lo menos desde el 14 de diciembre del 2020 cuando robaron un auto a mano armada, su primer delito comprobado, y los empezaron a investigar.

De acuerdo a los documentos del caso, el joven Cameron B. Stevens quería comprar una pistola en el mercado negro de armas de Houston.

Los hermanos Ordóñez presuntamente contactaron a Stevens por medio de las redes sociales y le dijeron que ellos tenían una pistola que estaban dispuestos a vender.

Alexander Ordóñez, de 19 años, tiene historial por disparar un arma y ahora enfrenta cargos más graves por homicidio, secuestro y robo junto a su hermano. (Fotos: Oficina del Alguacil del Condado de Harris)

En Houston hay un problema, de acuerdo a diversas autoridades en la ciudad, de compra venta de armas de fuego robadas y que luego se usan para cometer delitos ya que son imposibles de rastrear.

Los hermanos Ordóñez fijaron un precio y Stevens estuvo de acuerdo en pagárselos. Los tres muchachos acordaron encontrarse temprano en la mañana afuera del complejo de departamentos de Stevens.

En un punto de la madrugada del sábado 6 de febrero, los hermanos Ordóñez llegaron al Carriage Place Apartments, 505 Wells Fargo Drive, en el vecindario Cypress Station en el norte del área metropolitana de Houston para verse con Stevens.

Cameron B. Stevens llevaba consigo el dinero que presuntamente iba a usar para pagarle a los hermanos Ordóñez quienes, por su parte, llevaban el arma.

Kevin Ordóñez, de 18 años, enfrenta delitos muy graves que podrían enviarlo enviarlo a la cárcel en Texas por lo menos los próximos 20 años junto a su hermano Alexander.

Sin embargo, cuando la transacción estaba a punto de realizarse los hermanos le dieron a Stevens por lo menos un balazo en la cabeza con la misma pistola que supuestamente iba a comprar.

El cuerpo de Cameron B. Stevens fue encontrado hasta la mañana cuando el sol comenzaba a despuntar y los vecinos salían de sus casas para hacer sus afanes. Uno de los vecinos que vio el cuerpo fue quien llamó a las autoridades.

Los agentes de la División de Homicidios del HCSO que investigaron el caso recuperaron los videos de las cámaras de seguridad y lograron obtener imágenes de los presuntos asesinos: unos jóvenes hispanos.

Durante la investigación los agentes de la División de Homicidios descubrieron que a esos dos jóvenes hispanos se les veía en los videos de sus compañeros de la División de Robos, que también ya los andaban buscando desde diciembre.

Los detectives de la División de Robos le dijeron a sus colegas que los dos jóvenes se hacían pasar como vendedores de drogas o de armas y atracaban a sus víctimas que supuestamente iban por mercancía.

En la investigación conjunta de las dos divisiones los agentes del HCSO descubrieron en los videos el auto que usaron los presuntos ladrones y que coincidía con otro vehículo que se había usado en un robo violento el viernes 5 de febrero.

Una pareja, de quien no se revelará su nombre, denunció que dos muchachos hispanos en un auto los robaron a punta de pistola aquel viernes cuando se hicieron pasar por presuntos compradores de marihuana.

La investigación se complicó cuando el auto de los presuntos asesinos de Stevens también estaba relacionado con el robo y secuestro a una mujer el jueves 4 de febrero en el área de Spring, en el norte de Houston.

De acuerdo con el testimonio de la mujer, dos jóvenes hispanos le cerraron el paso en la zona del Hooks Airport y la obligaron a ir a un cajero automático para vaciar sus cuentas de crédito y débito.

Con base a todas esos casos, detener a los dos muchachos hispanos se convirtió en un alta prioridad para los agentes del HCSO y empezaron a rastrear todas las pistas de los presuntos jóvenes hispanos que aterrorizaban el norte del condado.

Durante la investigación, los agentes descubrieron que un muchacho llamado Alexander Ordóñez, quien había sido acusado por un delito menor de disparar un arma de fuego y estaba libre bajo fianza, coincidía con uno de los dos presuntos asesinos.

Esa pista fue la que permitió detener a los hermanos Ordóñez y vincularlos en la ola de robos por las que están acusados, el secuestro agravado de la mujer para que vaciara el cajero automático y, el más grave, el asesinato de Stevens.

Tan sólo por el delito de homicidio en primer grado, con el que acusan a los hermanos Ordóñez, el Código Penal del Estado de Texas impone una pena de 20 a 99 años de cárcel a quien se encuentre culpable de ese delito luego de un juicio.

Suscríbete a nuestro boletín semanal y participa por una gift card de $100 cada mes. Recibe tus noticias favoritas en tu bandeja de correo electrónico desde hoy mismo.

Archivado como: Alexander y Kevin Ordóñez son acusados de homicidio, robo y secuestro