Cientos de Alebrijes salen a las calles en México: 7 datos interesantes de estos símbolos

blank
blank

Ciudad de México se iluminará el sábado con 200 alebrijes de más de dos metros cada uno en la doceava representación del Desfile y Concurso de Alebrijes Monumentales, organizado por el Museo de Arte Popular (MAP). Estas artesanías únicas iniciarán su monumental recorrido en el Zócalo y a su paso revivirán un origen tan colorido como ellas mismas.

Conoce la historia detrás de estas imágenes subrealistas que son parte de la cultura mexicana.

TE PUEDE INTERESAR: ¿A cuánto está el cambio del dólar al peso hoy 20 de octubre y por qué?

¿Qué son los alebrijes?

De acuerdo con la fundación Amo Alebrije, estas fantásticas escculturas elaboradas en cartón tienen un origen muy peculiar:

1. Surgieron en el sueño de un mexicano que estuvo en coma

Pedro Linares López, un cartonero de oficio y originario de la Ciudad de México, se enfermó en 1936, perdió la conciencia y cayó en un profundo sueño, el cual le revelaría unas criaturas extrañas que cambiarían su destino y eriquecerían la cultura de su país.

TE PUEDE INTERESAR: Negocio en Texas lamenta escasez de trabajadores tras redada de ICE

2. Alebrijes fue el nombre que escuchó en el sueño

Se dice que en medio de su convalecencia, Pedro veía un lugar natural tranquilo y hermoso y que de pronto, las rocas, las nubes y los animales se convirtieron en criaturas extrañas y vio un burro con alas, un gallo con cuernos de toro, un león con cabeza de perro y todos gritaban al unísono: ¡Alebrijes!

blank

Foto cortesía del Museo de Arte Popular en México

3. Despertó en su velorio

Pedro en su camino subrealista vio a un hombre que caminaba y le pidió ayuda para salir de aquel lugar. El hombre le respondió que él no debía estar allí todavía y que siguiera andando hacia una salida. Pedro corrió y se escabulló por una ventana estrecha, en ese momento se despertó en medio de su velorio.

4. ¡A trabajar!

Pedro linares murió en 1992 con 85 años, pero desde su estado inconciente hasta su último día de vida, el mexicano trabajó jornadas de hasta 16 horas en a construcción de alebrijes que mostr�� en exhibiciones a lo largo del mundo.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank