Afganistán comienza a liberar presos talibanes, son 1.500

The Associated Press
Actualizado en

  • Afganistán empieza a cumplir su promesa y libera 1.500 presos talibanes.
  • Ashraf Ghani, emitió un decreto el miércoles por la mañana como gesto de buena voluntad para poner en marcha las negociaciones intraafganas.
  • El acuerdo de paz firmado hace poco por Estados Unidos y el Talibán contempla la liberación de hasta 5.000 presos antes de iniciar las esperadas negociaciones.

Tras una serie de demoras, el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, emitió un decreto el miércoles por la mañana prometiendo liberar a 1.500 presos talibanes como gesto de buena voluntad para poner en marcha las negociaciones intraafganas.

El acuerdo de paz firmado hace poco por Estados Unidos y el Talibán contempla la liberación de hasta 5.000 presos antes de iniciar las esperadas negociaciones.

No hubo respuesta oficial del Talibán, pero The Associated Press tuvo acceso a una misiva enviada por el mulá Nooruddin Turabi, responsable de la Comisión talibán de Prisioneros, enviada a prisioneros, sus familias y líderes talibanes, que prometía que las negociaciones no comenzarán hasta que todos los prisioneros sean liberados.

La carta, escrita en pastún, se envió el pasado fin de semana. El Talibán comprobará que todos los presos liberados estaban en la lista entregada a la delegación estadounidense, añadió la misiva.

Sin embargo, el decreto presidencial señaló que la primera ronda de 1.500 presos se seleccionaría por edad, salud y la longitud de sentencias ya cumplidas. Los prisioneros liberados, que serán identificados por valores biométricos, también tendrán que prometer por escrito que no regresarán al campo de batalla.

Los 3.500 prisioneros restantes serán liberados tras el inicio de las negociaciones, 500 cada dos semanas siempre que el Talibán reduzca la violencia en el campo de batalla, según el decreto de Ghani.

Sin embargo, incluso si el Talibán acepta iniciar las conversaciones, la disputas políticas en Kabul y los choques constantes entre Ghani y su principal rival, Abdullah Abdullah, que también celebró una ceremonia de investidura como presidente del país, han complicado que Kabul presente un equipo negociador unificado.

Coincidiendo con el decreto de Ghani, el Departamento de Estado de Estados Unidos emitió un comunicado indicando que el nivel de violencia era “inaceptable” y que mientras el Talibán ha detenido sus ataques contra las fuerzas de la coalición y en las ciudades afganas, la violencia en las zonas rurales sigue siendo demasiado alta.

Además, el comunicado indicó que la “crisis electoral presidencial”, una aparente referencia a las dos investiduras y el caos político, ha demorado la formación de un equipo nacional de negociación y el inicio de las conversaciones, que debían empezar el martes en Oslo, Noruega.

Pese al caos político en Kabul y el aumento de la violencia sobre el terreno, Estados Unidos ha empezado a retirar sus tropas según el acuerdo firmado el 29 de febrero con el Talibán. En la primera fase, Washington reducirá su contingente a 8.600 efectivos, desde los 13.000 actuales.

Si el Talibán cumple sus compromisos de impedir que grupos terroristas se refugien en Afganistán, Washington retirará el resto de sus tropas a lo largo de 14 meses, según el acuerdo.

Cuando se firmó, el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes se presentó como la mejor oportunidad de alcanzar la paz tras 40 años de guerra, y una salida para Estados Unidos tras casi 19 años de conflicto, su guerra más larga.

Search

+