Adulto mayor se resguarda del frío en una alcantarilla al norte de México (FOTOS)

VIDEO Mundo Hispánico FOTO Shutterstock
  • Un adulto mayor, identificado como Ramón se protege del frío dentro de una alcantarilla
  • Bomberos de Tamaulipas efectúan el peligroso rescate y lo resguardan de las bajas temperaturas
  • El hombre confesó que ya tenía tiempo viviendo allí

Un adulto mayor, identificado como Ramón, no encontró una mejor forma de protegerse del frío que meterse en una alcantarilla en el estado de Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos, de acuerdo a una información que publicó el portal de noticias de Reporte Índigo.

Ante la llega de varios frentes fríos en el norte de México, las bajas temperaturas sorprendieron a los habitantes de algunos estados.

Es por ello que en estos tiempos las condiciones climatológicas adversas suelen ‘golpear’ más a la población vulnerable, sobre todo la gente que vive en la calle, niños y adultos mayores.

Imagen tomada de Twitter @Reporte_Indigo

Este adulto mayor, identificado como Ramón, no tuvo más opción que meterse a la cloaca para protegerse de las bajas temperaturas.

Las autoridades reaccionaron ante el llamado de auxilio que efectuaron algunos ciudadanos al sistema de emergencias 911. Y es que unos vecinos se percataron que el adulto mayor -que se resguardó en una alcantarilla para protegerse del frío- estaba inmóvil.

En una primera instancia creyeron que estaba muerto, sin embargo, al llegar los bomberos para sacarlo se dieron cuenta que solo descansaba. Luego socorristas revisaron sus signos vitales y coincidieron que estaba en buenas condiciones y que podría caminar solo.

Al salir de la cloaca, el hombre les confesó a las autoridades que se escondía allí porque el frío en la ciudad de Tampico “cala hasta los huesos”.

Tras revisar que el hombre estuviera bien de salud, sin heridas o lesiones, el cuerpo de bomberos los resguardó y lo llevaron a un albergue temporal, donde recibiría todo lo necesario para afrontar esta temporada invernal.

Los hechos en que el adulto mayor fue rescatado de una alcantarilla, donde se resguardando del frío en Tamaulipas, sucedieron en la colonia Solidaridad Voluntad y Trabajo de Tampico.

En ese momento, las autoridades supieron que Ramón no tiene familia y vive en la calle de lo que le puede dar la gente a su paso.

Además, indicaron que el hombre fue llevado al albergue temporal que se encuentra en la colonia Borreguera en donde los dotan de colchonetas, cobjias, sopa caliente, comida, agua y atención médica.

Por su parte, Aida Fere Nader, presidenta del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias (DIF), aseguró que ese lugar fue sanitizado y desinfectado, para evitar que se concentre el coronavirus.

En las redes sociales comenzaron a circular las primeras imágenes del indigente, un  adulto mayor que vivía desde hace tiempo en la alcantarilla y la aprovechó para refugiarse del frío.

Acercándose el invierno las autoridades municipales y estatales modifican sedes de sus gobiernos para adecuarlos a las necesidades de las personas sin hogar.

En esos lugares les dan posada por unas semanas para que puedan sobrevivir al intenso frío que se registra en los meses de diciembre, enero e incluso en febrero.

Imagen tomada de Twitter @ExpresoPress

En esta épica de frío, organizaciones no gubernamentales, gobiernos y hasta ciudadanos independientes, se unen para ayudar a os más necesitados, como en el caso del adulto mayor que se resguardó en una alcantarilla para protegerse del frío.

Apenas el miércoles pasado se informó que el Fideicomiso para la Salud de Niños y Niñas (Fisanim) y “Cáritas” de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, regalaron despensas a 315 familias.

Además entregaron cobertores a personas desplazadas de comunidades de Aldama, informó la actriz y activista Ofelia Medina.

Para reducir peligros, el apoyo fue entregado en San Cristóbal de las Casas a representantes comunitarios, ya que los ataques continúan en Aldama.

Ofelia Medina mencionó que el Fisanim, o Fideo como también se le denomina, ayudó con la comida con amaranto, además de jabón, cuadernos, lápices, bolígrafos y cubrebocas; Cáritas dio despensas y cobijas.