Administración de Plaza Fiesta aclara porqué dejaron de operar

  • Administración de Plaza Fiesta aclara porqué dejaron de operar.
  • Centro comercial desmiente las denuncias de “empleado” y arrendatarios.

 El pasado fin de semana ocurrió algo sin precedentes en Georgia: la suspensión de operaciones del principal centro comercial de los hispanos en el estado.

Y es que, la administración de Plaza Fiesta cerró sus puertas hasta nuevo aviso, algo que nunca había ocurrido en las más de dos décadas que lleva funcionando el centro comercial.

La drástica decisión fue para acatar las indicaciones que la ciudad de Chamblee, donde se encuentra localizada, giró a los comerciantes que operan en su sector como medida de prevención para prevenir la propagación del coronavirus.

“El sábado al mediodía la ciudad puso algunas restricciones a todos los negocios en la zona incluyéndonos y a las cuales estamos completamente de acuerdo, así que unas horas después nos enteramos y tuvimos la iniciativa de iniciar con los comedores. Esperamos a que la gente terminara de comer y muy amablemente se retiraron cuando se los solicitamos”, explicó Cristina Bolaños, una de las administradoras de Plaza Fiesta.

De acuerdo con Bolaños, la idea era que ni hubiera más de 10 personas en un mismo sitio y que estas mantuvieran una distancia prudente entre ellas.

“Aunque no fue una obligación, decidimos que era más prudente seguir las recomendaciones y por eso actuamos así. El alcalde mismo, con quien siempre hemos tenido una excelente comunicación, nos dejó esto a nuestro criterio”, aclaró.

Y es que en MundoHispánico publicamos que el cierre se dio luego de que recibieran una orden directa de la alcaldía de Chamblee, lo cual en realidad no fue así.

“Y aunque hemos cerrado, todavía hay algunos establecimientos funcionando porque hemos sido completamente flexibles y nuestros arrendatarios tienen garantizado el acceso a sus negocios”, aseveró Bolaños.

La administradora también desmintió a las personas que denunciaron ante este medio algunas irregularidades en cuanto al manejo de la plaza en torno a la crisis creada por el COVID-19.

MundoHispánico expuso cómo dos comerciantes de la plaza y una persona que se identificó como empleado de esta alegaban de que a pesar de que se sentían inseguros y con miedo de contraer el virus, los estaban obligando a presentarse todos los días.

“Es completamente falso de que los habíamos estado tratando de intimidar con multas sino abrían. Todo lo contrario, desde antes les dimos la oportunidad de que, si se consideraban en riesgo o por motivos familiares, podían ausentarse sin enfrentar ninguna repercusión. Siempre tratamos de darle la mano a los empresarios”, sostuvo Bolaños.

“De hecho, de los 280 negocios que tenemos en la plaza, el 20 por ciento ya no estaban funcionando cuando decidimos suspender las operaciones. El único requisito es que nos tienen que avisar cuando pasa alguna emergencia”, añadió Bolaños.

En lo que respecta a la denuncia del sujeto que se identificó como empleado y el cual nos reservamos a revelar su identidad, Bolaños declaró que Plaza Fiesta solo tienen ocho empleados y que el resto de las personas que laboran ahí, son subcontratados, o sea que no son empleados directos del centro comercial.

“Desde hace más de 10 días la empresa les informó a los trabajadores oficiales de que podrían laborar desde casa y que se les mantendría sus salarios… Nuestros empleados están consientes de que los estamos apoyando”, dijo Bolaños.

Bolaños indicó de que existe al posibilidad de que el denunciante haya sido un subcontratista, pero de que eso se sale de sus manos porque la responsabilidad directa es de cada empleador, pero que incluso a ellos se les han girado recomendaciones para que también se mantengan a salvo ante la amenaza del coronavirus.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+