EE.UU., la UE y la OTAN acusan a China del hackeo global a Microsoft

Estados Unidos, la Unión Europea (UE), la OTAN y otros cinco países acusaron este lunes a piratas informáticos apoyados por China (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
  • Múltiples organismos culpan a China del hackeo del que fue víctima Microsoft
  • El presidente Joe Biden tiene pensado la posibilidad de un teléfono rojo con China
  • El mandatario dice que China estará un paso adelante si la nación no invierte en infraestructura

Washington, 19 jul (EFE News).- Estados Unidos, la Unión Europea (UE), la OTAN y otros cinco países acusaron este lunes a piratas informáticos apoyados por China de estar detrás del ciberataque global del pasado marzo contra Microsoft, adelantó a la prensa una alta funcionaria estadounidense. Se trata de un gesto que podría tener grandes consecuencias geopolíticas y con el que Washington quiere exponer el papel de China en recientes ataques cibernéticos de gran envergadura.

Según la citada funcionaria, que habló bajo condición de anonimato, EE.UU. y sus aliados han llegado a la conclusión de que pueden atribuir el ciberataque global a Pekín con “un alto nivel de confianza”, el mayor usado por las agencias de inteligencia. Microsoft ya había acusado a piratas informáticos apoyados por Pekín de haber accedido ilegalmente a cuentas de correo electrónico de su servicio para empresas Exchange Server; pero ni la UE, ni la OTAN, ni EE.UU. habían aún señalado a China porque estaban esperando a tener más información.

China contrata a piratas

La bandera de China
Shutterstock

Lo que descubrieron fue que el ministerio de Seguridad Pública, el principal órgano policial y de inteligencia de China, “contrata” de manera externa a piratas informáticos que son delincuentes con el objetivo de perpetrar ataques en todo el mundo, aseguró la funcionaria. Entre otras cosas, las operaciones de esos piratas incluyen extorsión, robo de monedas digitales como bitcoins y hasta ataques con los que piden recompensas para su propio beneficio personal.  En algunos casos, afirmó la fuente, los ciberdelincuentes atacaron a entidades bancarias privadas con un programa de “ransomware” que se apoderó de ordenadores con información confidencial y luego pidieron una recompensa de millones de dólares para liberarlos.

Con el objetivo de exponer a China en la escena mundial, las agencias de inteligencia de EE.UU. revelarán hoy 50 tácticas, técnicas y procedimientos que suelen usar esos piratas informáticos chinos, además de ofrecer consejo sobre cómo hacer frente a esa amenaza. La funcionaria estadounidense aseguró que EE.UU. y sus aliados “harán que China rinda cuentas” pero no reveló qué tipo de acciones piensan tomar. La condena a Pekín es significativa porque incluye a una gran cantidad de países y organizaciones: EE.UU., Reino Unido, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Japón, la OTAN y la UE. Es la primera vez que la Alianza Atlántica condena los ataques cibernéticos procedentes de China, resaltó la funcionaria. Según publicó en marzo The Wall Street Journal, el ciberataque pudo haber afectado a unos 250.000 sistemas informáticos en todo el mundo. También fueron víctimas del ataque la Autoridad Bancaria Europea, el Parlamento noruego y la Comisión del Mercado Financiero de Chile. EFE News

Biden estudia crear un “telefono rojo” con China

Shutterstock

Washington, 16 jul (EFE News).- La administración que preside Joe Biden examina la posibilidad de establecer una línea directa de emergencia con el gobierno chino, similar al llamado “teléfono rojo” establecido entre EE.UU. y la Unión Soviética durante la Guerra Fría, que permitió la comunicación directa con el Kremlin como un forma de evitar una guerra nuclear.

Aunque la idea está todavía en proyecto y aún no ha sido planteada formalmente a China, Biden quiere desarrollar una herramienta de comunicación rápida para reducir el riesgo de conflicto entre Estados Unidos y China, según publicó este jueves la CNN. La cadena, que cita como fuente a personas relacionadas con la conversaciones sobre el dispositivo, asegura que una línea directa con Pekín permitiría a Biden, o a los altos funcionarios de su equipo de seguridad nacional, hacer inmediatamente llamadas telefónicas o enviar mensajes encriptados al presidente Xi Jinping o a sus colaboradores más cercanos.

La razón principal para este teléfono

Teléfono rojo para representar el de Biden
Shutterstock

Por ejemplo, se podría compartir información urgente sobre movimientos militares repentinos o mensajes de advertencia enviados sobre ciberataques. La idea de establecer una línea directa con Pekín se remonta al menos a la administración de Barack Obama, aunque el concepto no se plasmó en un memorando de seguridad nacional clasificado hasta el último año de la administración Trump, según una fuente familiarizada con el mismo, agrega la cadena.

Los funcionarios de la administración de Biden han continuado con la idea, dijeron las fuentes, pero quedan numerosos detalles por resolver, incluido el hecho de que los chinos acepten la instalación del dispositivo. Durante mucho tiempo EE.UU. ha tenido problemas para obtener respuestas rápidas de Pekín cuando se trata de asuntos urgentes, dijeron a CNN funcionarios estadounidenses, por lo que este sistema mejoraría las comunicaciones en este sentido. La cadena precisa que ya existe una línea directa similar entre las autoridades de China y el Pentágono y, aunque se debe usar exclusivamente para asuntos militares, rara vez se le da utilidad para cualquier tema. EFE News

Biden avisa que China tomará ventaja si EEUU no invierte en infraestructuras

Shutterstock

Washington, 29 jun (EFE News).- El presidente, Joe Biden, advirtió este martes de que China llevará la delantera si su país no hace una apuesta decidida por invertir en infraestructuras, y aseguró que el plan que propone puede crear “millones de empleos bien pagados” en su país. Biden defendió el plan de infraestructuras en un evento en la localidad de La Crosse, en el estado de Wisconsin, en el que subrayó que dicho plan supone la “inversión de una generación” para que Estados Unidos pueda competir con el resto del mundo.

Fue en ese punto donde advirtió de que China está trabajando “muy por delante” de Estados Unidos en términos de infraestructuras. Biden volvió a recurrir al gigante asiático en otro momento de su discurso en el que dijo que China está produciendo a toda velocidad vehículos eléctricos en mayor medida que ningún otro país del mundo y está también muy por delante de EE.UU. en inversión en investigación y desarrollo.

Biden llama a la inversión

inversion bono
Foto: Shutterstock

El mandatario estadounidense recordó que tal día como hoy hace 65 años el entonces presidente Dwight Eisenhower firmó la ley por la que se creaba la red interestatal de autopistas y desde entonces en este país no ha vuelto a haber una inversión en infraestructuras tan ambiciosa. Por eso insistió en reclamar un acuerdo global de demócratas y republicanos que garantice la aprobación del plan de infraestructuras.

Biden dio este discurso en un momento en el que se enfrenta al reto de salvar el acuerdo al que llegó la semana pasada con un grupo de legisladores demócratas y republicanos para aprobar el plan, que prevé invertir 1,2 billones de dólares en infraestructuras en ocho años. Tras el anuncio del acuerdo el jueves, el entusiasmo se ha ido diluyendo por el descontento de uno y otro lado.

Destino de capital

Un paciente con médico en una consulta como concepto de objetivo de salud de Biden
Shutterstock

Biden y los demócratas quieren que la propuesta de infraestructuras se vincule a un plan de gasto social, que contempla inversiones en banda ancha, la lucha contra la crisis climática y el cuidado de menores y ancianos, entre otros. Sin embargo, los republicanos desean que el proyecto se ciña a las infraestructuras tradicionales, como carreteras, puentes y puertos, y rechazan que se relacione con el gasto social.

El jueves, durante la presentación del acuerdo bipartidista, Biden advirtió de que no firmaría el plan de infraestructuras que pueda ser aprobado en el Congreso si no está vinculado al de gasto social. Sin embargo, el sábado tuvo que recular y aclarar que sí que lo rubricará ante el peligro de que los conservadores retiren su apoyo. EFE News

Continua artículo relacionado