Abuela evita otra masacre mortal: Denunció los planes macabros de su nieto y salvó vidas

blank
blank

  • Abuela evita masacre en Texas: la llamada que salvó la vida de muchas personas
  • Se armó de valor y denunció los oscuros planes de su propio nieto
  • ¿Cómo descubrió lo que pasaba por la mente criminal del joven?

Bien dicen que no todos los héroes usan capa, y así ocurrió el pasado jueves 1 de agosto en Lubbock, Texas, cuando la abuela de William Patrick Williams alertó a las autoridades de un posible ataque masivo que sería llevado a cabo por su propio nieto.

Ese día, el joven de 19 años fue detenido por las fuerzas especiales de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) después de una breve hospitalización; el motivo: las autoridades recibieron una llamada de denuncia en la que la abuela del joven aseguraba que su nieto estaba a punto de concretar una matanza en un hotel y que su intención última era suicidarse.

abuela evita masacre

shutterstock

Las autoridades han hecho un llamado a la sociedad para estar alertas ante cualquier posible señal de que un evento de esta magnitud está a punto de ocurrir, y una de las primeras señales de que alguno de nuestros conocidos, amigos o familiares tiene intenciones criminales son los propios comentarios que ellos hacen con respecto a sus deseos y planes a futuro, tal como esta abuela lo hizo.

La denunciante señala que fue apenas el 13 de julio pasado cuando William le hizo un comentario acerca de una masacre que le resultó por demás extraño: el joven había comprado un rifle  AK-47, y el motivo era aún más escalofriante, ya que pretendía realizar una ronda de disparos en un hotel cercano, para después liberarse de toda culpa suicidándose. Manteniendo la calma, la abuela, cuya identidad no se ha revelado, intentó convencer a su nieto de que lo mejor sería internarse en una clínica donde le ayudaran a disipar esos oscuros deseos que pondrían en riesgo su propia vida y la de decenas de personas.

Las fuerzas especiales de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) decidieron tomar la denuncia con toda la seriedad posible, y al dar con el paradero de Williams descubrieron que en su habitación de hotel tenía el rifle AK-47 que había adquirido recientemente, así como 17 cartuchos de municiones, un cuchillo y ropa negra: gabardina, guantes y pantalones tácticos.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank