15 razones por las que tus abdominales dejan mucho que desear

Los abdominales son un atractivo que muchas personas desean tener, pero que, en ocasiones, pese a los esuferzos, no se obtienen (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

La mayoría de nosotros está familiarizada con la búsqueda interminable de un abdomen más plano. Pero, a veces, parece que no importa cuántos abdominales hagamos, esa deseada tabla de lavar… simplemente no aparece. Si has intentado todo: abdominales, clases de spinning, PX90 y todavía no lo has conseguido, puede ser que estés haciendo algo mal.

Como entrenador de celebridades, Jillian Michaels, dice, “tener marcados los abdominales se trata solo de hacer ejercicios localizados. Se trata de reducir la grasa. La mejor manera de conseguir un abdomen plano es de quemar la grasa en la parte superior del músculo con una combinación de dieta, cardio y, sobre todo, entrenamiento funcional”. No podemos ayudarte con la fuerza de voluntad o el tiempo de entrenamiento, ¡pero te podemos dar estos consejos de cómo conseguir abdominales planos!

1. Abdominales ocultos

Shutterstock

No importa cuánto entrenes tus abdominales, si tienes exceso de grasa corporal, permanecerán ocultos. Y las mujeres están diseñadas para transportar más grasa que los hombres, por eso tenemos curvas. La desventaja de las curvas puede ser una menor definición muscular.

2. Exceso de ejercicio

El sobreentrenamiento de cualquier grupo muscular puede provocar lesiones. Si no dejas  tiempo a tus músculos para descansar y repararse, puedes hacer más difícil tonificar y disminuir tu metabolismo.

3. Hacer abdominales

Una mujer realizando ejercicio
Shutterstock

Si quieres saber cómo conseguir abdominales planos, tienes que ir más allá. Realmente necesitas tonificar y fortalecer tu corazón, necesitas trabajar todo: musculación superior, inferior, oblicuos, transversos y la espalda.

4. No puedes reducir grasa localizada

Se puede tonificar grupos musculares específicos, como los abdominales,  sin embargo, con la grasa, es todo o nada.

5. Suficiente cardio

Una mujer realizando ejercicio
Shutterstock

Los ejercicios de tonificación generalmente no quemarán suficiente grasa para marcar una diferencia visible en el abdomen. Toma los entrenamientos regulares de cardio como para deshacerte de las libras no deseados.

6. Genética

Tal como se heredan rasgos como altura y color de ojos, la definición muscular y su capacidad para construir la masa muscular es genética. Pero, aún cuando tus músculos nunca vayan a ser abultados y vigorosos, todo el mundo se beneficia de tonificarlos.

7. Es más difícil para la mujer

Una mujer realizando ejercicio
Shutterstock

Por la maternidad, la madre naturaleza ha diseñado las mujeres para tener  más grasa (25%) que los hombres (15%). Así que, si tu compañero de entrenamiento masculino arrancó dos semanas después que tú y ya ve los resultados, pero tú no, es totalmente natural.

8. No le has puesto el tiempo necesario para esos abdominales

Puede tomar de cuatro a ocho semanas de entrenamientos regulares antes de empezar a ver cambios visibles. Ten paciencia, no consigues nada desalentándote, enfócate en la meta.

9. Dieta

Shutterstock

Una dieta saludable es clave para la pérdida de peso y tonificación. Cárgate de proteína magra y muchas frutas y verduras. Recuerda que, si comes demasiadas pocas calorías, tu cuerpo entrará en modo de hambre y, en realidad, puede perder músculo en lugar de grasa.

10. Ya no estás en tus 20s

Después de cierta edad, no hay ningún truco fácil para obtener abdominales planos. A medida que envejecemos, nuestro metabolismo disminuye y se pone más difícil mantener el fitness muscular. Eso no significa que es imposible, pero puede tardar un poco más a los 40 que a los 20 años.

11. Mala postura

Shutterstock

Tu madre tenía razón. Ponte derecha,  hombros atrás y mete tu estómago. Una buena postura te hace parecer más alta, pero también más delgada, además  mientras lo haces, estás tonificando.

12. Estrés

El estrés aumenta los niveles de cortisol en el cuerpo, lo que puede hacer difícil perder peso y, en realidad, puede causar aumento de peso en el abdomen. Así que, asegúrate de encontrar tiempo para cierta serenidad y mimos.

13. Hinchazón

Unas manos de una mujer agarrando una parte del estómago
Shutterstock

¿Sabes cuáles son los disparadores de la distensión abdominal? Sal, azúcar, alimentos gaseosos y bebidas carbonatadas. Cuanto más tiempo te mantengas alejada de estos culpables, más planos estarán tus abdominales.

14. Entrenar mal

Hacer ejercicio por tu cuenta es genial, pero si lo haces incorrectamente, puede hacer más daño que bien. Así que, asegúrate de que lo haces de la forma adecuada. Puede ayudar a ver un par de videos o programar una sesión o dos con un entrenador personal.

15. demasiadas grasas trans no ayudan a los abdominales

Shutterstock

Probablemente has escuchado acerca de grasas buenas y grasas malas… pues las grasas trans caen en esta última categoría y los estudios han mostrado que tienden a aparecer en tu abdomen. Las grasas monoinsaturadas, con moderación por supuesto, en realidad pueden ayudar con la pérdida de peso y se ha demostrado que bajan el colesterol y ayudan a moderar los niveles de glucemia.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado