Descubren a 95 mil votantes no ciudadanos en Texas

Redacción MundoHispánico
Actualizado en

En septiembre de 2018, Laura Janeth Garza recibió una sentencia de 10 años de cárcel, una multa de 10 mil dólares y deportación después de declararse culpable de fraude electoral. Garza entró ilegalmente a Estados Unidos cuando era niña y luego sus padres le dijeron que asumiera la identidad de su prima, una ciudadana estadounidense, que se había mudado a México. Garza usó la identidad durante décadas, incluso para votar en al menos tres elecciones.

Otra mujer, Rosa María Ortega, fue sentenciada en 2017 a ocho años de prisión por emitir su voto cinco veces entre 2005 y 2017. En ese momento, Ortega estaba clasificada como residente permanente de Estados Unidos y pensó que era elegible para votar, dijo su abogado. Después de cumplir su sentencia, es probable que Ortega sea deportada.

Aunque el fraude electoral sigue siendo un tema candente en todo el país, los casos de este tipo son raros. Debido a eso, varias organizaciones y políticos estatales se pronunciaron en contra de la investigación y sus resultados.

“Texas tiene una rica historia de emprender acciones para hacer que sea más difícil para las personas votar. Cada vez que invoca la amenaza de un proceso penal, el efecto escalofriante se vuelve casi inevitable”, dijo Kristen Clarke, presidenta del Comité de Abogados por los Derechos Civiles en virtud de la Ley, al New York Times.

Anterior Seguir Leyendo

Search

+