Atienden al llamado de la policía

Atienden al llamado de la policía

Una treintena de hispanos aspira a convertirse en agentes ciudadanos

Norcross comenzó una iniciativa que ha logrado conformar una inusual alianza entre las autoridades y la comunidad latina.

Decenas de hispanos que viven o trabajan en Norcross han comenzado a trabajar de la mano con la policía local, en un intento por mejorar las relaciones entre ambas partes y de paso reducir la delincuencia en la zona.

La semana pasada arrancó en esa ciudad la primera academia de policía ciudadana exclusiva para latinos y una treintena de personas, en su mayoría mujeres, respondieron al llamado de las autoridades.

Aunque este curso de ocho semanas no es el primero de esta categoría en Georgia, sí ha sido el más abierto, pues no es obligatorio que los participantes tengan documentos legales de Estados Unidos, ni que hablen inglés, ya que las clases son impartidas en español.

Unicamente se requirió que las personas interesadas se sometieran a una revisión de sus antecedentes penales para evitar que conocimientos propios de las agencias de la ley cayeran en manos de delincuentes.

La respuesta de los residentes hispanos fue una sorpresa para la policía, que al principio temía que solo aparecieran unos cuantos o incluso nadie, pues saben que la comunidad latina desconfía de las agencias de la ley por el trato que reciben los indocumentados en Gwinnett, el segundo condado con más deportaciones en EE.UU., según cifras de Inmigración.

Acabar con esa desconfianza

photo

Mejorar las relaciones entre su departamento y los hispanos es una prioridad para Warren Summers, el jefe de la policía de Norcross, la tercera ciudad con mayor cantidad de hispanos en Georgia (después de Atlanta y Lawrenceville).

El jefe policial fue quien dio por inaugurada la academia ciudadana, en la cual estuvo presente MundoHispánico, y lo hizo en español, a pesar de que no habla el idioma.

Primero le dio la bienvenida a los asistentes y luego les aclaró que deseaba tratarlos con justicia e igualdad, sin importar si tuvieran documentos o no, lo que hizo que todos le aplaudieran.

Summers instó a los hispanos a que tengan confianza en sus oficiales, los cuales dijo están para servirles y protegerlos sin importar de dónde vengan.

“Los únicos que deben preocuparse por nosotros son los criminales, y mientras que ustedes no cometan delitos, no vamos a meternos con ustedes”, aseveró el funcionario.

De acuerdo con Summers, el 40 por ciento de los habitantes de su ciudad son hispanos, algo que, dijo, le alegra porque la hace ser internacional.

También reconoció que le gusta ver la enorme cantidad de negocios latinos que hay en su localidad, sobre todo en las áreas de Buford Highway y Jimmy Carter Boulevard.

Por ello, una vez más recalcó que no planea reforzar las leyes migratorias, algo que dijo debería ser competencia exclusiva del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

Con grandes expectativas

MundoHispánico conversó con algunos de los 33 hispanos que planean convertirse en policías ciudadanos para ayudar a la policía local a combatir la delincuencia.

El mexicano Max Gonzalez dijo que le agrada la idea de integrarse a un cuerpo de seguridad, conocer el trabajo de las autoridades y apoyarlas.