Quantcast
Mundo Hispanico
Sirviendo a la comunidad hispana de Atlanta desde 1979

Comprometidos con salvar vidas

Johanes Rosello | 1/9/2013, 10:42 a.m.
Comprometidos con salvar vidas

Un matrimonio lleva más de dos décadas ayudando a la comunidad latina a recibir cuidados de salud.

Hace 20 años, Nilza Báez enfrentó un cáncer que cambió su vida y la de su familia. Toparse con la enfermedad y poder salir airosa de ella hizo que la enfermera y su esposo, José, se interesaran en ayudar a otros latinos a atender su salud.

Así comenzaron su labor a través de las ferias de salud Día de la Mujer Latina junto a su fundadora Venus Ginés, otra sobreviviente de cáncer.

Fue en estos eventos que los Báez se dieron cuenta de que los latinos carecían de servicios de salud adaptados a su cultura y sobre el invaluable aporte de las ferias de salud para esta comunidad.

“Si no fuera por las ferias de salud habría muchísima gente que cuando descubren que tienen un problema sería demasiado tarde. Las ferias de salud salvan vidas”, dijo José.

Hace unos dos años, la pareja estableció el Centro de Salud, Bienestar e Investigación en las instalaciones del Centro Comercial Santa Fe Mall. La apertura de la clínica fue una extensión a las ferias de salud que el matrimonio continúa llevando a cabo cada año.

En la clínica ofrecen servicios a bajo costo proporcionados por voluntarios en los que hacen exámenes médicos durante algunas noches, tres días a la semana y durante los fines de semana. Con su horario buscan atender a personas que por su empleo no pueden acudir durante el día.

Ellos también refieren pacientes a otros centros de salud para atender sus enfermedades o condiciones médicas.

“Nuestra misión es darle servicios a personas de la comunidad que tienen escasos recursos y no tienen seguro médico”, explicó el puertorriqueño.

A la clínica acuden más mujeres que hombres, a pesar de que uno de los retos que han enfrentado los Báez es el machismo que en ocasiones dificulta que las mujeres se atiendan su salud.

“Nosotros tenemos que convencer al marido de cuán necesario es el cuidado de salud para que su esposa le dure”, comentó José.

Un cuidado que José y Nilza han sido testigos que ha salvado vidas a más de uno de sus pacientes.

Nilza recordó a una joven mexicana a quien a través de un chequeo por su embarazo le descubrieron cáncer del seno hace muchos años.

“La señora todavía está entre nosotros”, dijo Nilza.

Otro de los retos que confrontan es que muchos latinos descuidan su salud faltando a sus visitas de seguimiento.

“Desgraciadamente, nos tenemos que dar por vencidos y muchas veces nos pasa”, relató José.

Miedo y leyes migratorias

A pesar de que las ferias de salud son uno de los recursos gratuitos que las familias de escasos recursos tienen a su alcance para hacerse algunos exámenes médicos, los Báez notan que el números de los asistentes a estos eventos se ha reducido.

“Por el problema migratorio hay cierto temor de ir a los sitios, sobretodo si estás lejos”, dijo José.

Además, la falta de empleo ha hecho que muchos latinos no consideren las visitas médicas como una prioridad.

A pesar de los múltiples retos para atender a la comunidad latina, José y Nilza se sienten comprometidos con seguir llevando el mensaje de la importancia de la prevención y el tratamiento médico.

“Si nosotros podemos ayudar a salvar una vida estamos contentos. Si podemos encontrar un problema en alguien y se puede atender a tiempo y evitamos que esa persona tenga problemas mayores y pierda la vida, eso nos llena de satisfacción”, dijo José quien por una afección de salud se acogió al Seguro Social por incapacidad recientemente. Sin embargo, eso no lo ha detenido en su esfuerzo por la salud de otros hispanos.

Esta pareja de jubilados dice que agradecen la fortaleza que tienen para dedicar sus años de retiro a ayudar a muchos latinos a obtener servicios de salud.