Se alistan para el ‘Obama Care’

Se alistan para el ‘Obama Care’
educan. Funcionarios de los Centros de Medicaid y Medicare ofrecieron un taller sobre la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Costo. Esta reunión es una de muchas con las que se preparará a la comunidad latina para la implementación de la reforma que obligará a todos los residentes legales a tener cobertura médica. | Johanes Roselló/MH

Mientras el gobierno federal espera la decisión de los estados sobre la forma en que se implementará la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Costo, popularmente conocida como la reforma de salud del presidente Barack Obama, las organizaciones se preparan para educar a la comunidad sobre la nueva legislación.

En Georgia, trabajadores de diversas organizaciones comunitarias recibieron la semana pasada una orientación sobre la nueva ley. Este es el inicio de diversos talleres para preparar a estas organizaciones para educar a sus comunidades para acogerse a un seguro de salud antes del 2014.

Bajo la nueva ley todas las personas en el país requerirán de un seguro médico, ya sea privado o público. Para el 1 de enero de 2014, todas las personas deben tener un seguro.

De acuerdo con Teresa Niño, directora de la Oficina de Participación Ciudadana de los Centros de Medicaid y Medicare en Washinton D.C., el 18.5 por ciento de los estadounidenses carecen de un seguro de salud. De ese porcentaje, la mayoría son latinos, dijo la directora.

Una de las reformas que se implementaría con la ley es proveer a las personas con créditos para comprar un seguro a bajo costo.

También se ampliaría el seguro público Medicaid para incluir a personas que excedan los niveles de pobreza federal y por primera vez se ofrecería seguro a adultos sin hijos.

Pero la expansión del seguro público depende de cada estado pues la Corte Suprema dictaminó que el gobierno federal no puede imponerla.

Georgia es uno de los estados que por el momento se ha opuesto a la expansión de Medicaid. El gobernador Nathan Deal se pronunció contra su expansión y dijo que no la implementaría a menos que el gobierno federal le ofrezca una subvención y la libertad de adaptar el programa según él lo determine.

“Esa es una decisión muy costosa para todo el estado y más que nada para las familias de bajos ingresos porque son las personas que verdaderamente van a sufrir por esa decisión porque son los que no van a tener acceso a esta nueva ley”, dijo Niño.

Subsidios

Los créditos para comprar un seguro médico ayudarían a las familias a obtener seguro privado a bajo costo.

Niño opina que la competencia entre seguros contribuiría a reducir aún más los precios. La directora opinó que posiblemente hasta las personas sin documentos, que no están contempladas en la ley, se beneficiarían.

Explicó que, aunque los indocumentados no serán beneficiados por los créditos ni por la expansión del Medicaid, la oferta de seguro barato sí podría beneficiarlos.

“Creo que se van a beneficiar del costo, que se va a reducir cuando empiece más competencia entre las compañías privadas para proveer seguro médico”, dijo Niño.

Cada estado tendrá la función de implementar estos subsidios, pero si deciden no hacerlo, el gobierno federal se encargaría de poner esta cláusula de la ley en función. 

 Al momento, los gobiernos de los estados investigan quienes de sus residentes no cuentan con un seguro y preparan un plan de implementación de la reforma de salud para someterlo al Departamento de Salud y Servicios Humanos federal. Georgia y los demás estados tienen hasta el 1 de enero del próximo año para someter su plan.