Quantcast
Mundo Hispanico
Sirviendo a la comunidad hispana de Atlanta desde 1979

La merienda ideal

Agencia Reforma | 9/5/2012, 5:04 p.m.
La merienda ideal

Durante esta pausa entre clases, los estudiantes deben comer un lunch que les proporcione energía y les permita tener un adecuado rendimiento escolar.

Pero, ¿cuál es el refrigerio ideal que pueda complementar la alimentación de manera óptima?

“El lunch debe ser equilibrado, completo y variado y responder a la edad, peso, talla y sexo de cada niño. Además, es importante que incluya un alimento de cada grupo de comida como verduras y frutas; cereales y tubérculos; leguminosas, y productos de origen animal”, explicó la nutricionista María Elena Téllez.“El refrigerio cubre entre 10 y 15 por ciento de la cantidad de ingesta de calorías necesarias para la dieta infantil. Le brinda glucosa al cerebro y complementa la energía que el alumno necesita para realizar las actividades escolares”, agregó.

Según la experta, es mejor que los niños lleven preparado el lunch desde su casa, ya que en las escuelas tienden a vender alimentos con mayor contenido de grasa, lo que produce obesidad.

Un yogur con una cucharada de amaranto, dos rollitos de jamón de pavo con panela y un cuernito o croissant con frijoles y queso, así como frutas aderezadas con limón y sal y una quesadilla de tortilla de maíz con champiñones son opciones de refrigerios sanos.

Consumir verduras crudas, frutas con cáscara, cereales integrales y semillas, como pistachos, cacahuates, almendras y nueces, permitirá que el menor obtenga todos los nutrimentos básicos, entre ellos: hidratos de carbono, proteínas y vitaminas.

Como bebida, aseguró Téllez, es conveniente incluir agua natural o de sabor hecha con frutas naturales como limón, naranja, melón y piña.

Observaciones importantes

De acuerdo con la nutricionista Fernanda Desentis, los refrigerios no deben suplir ni el desayuno ni la comida, de lo contrario pueden confundirse como señales de saciedad y antojo, lo que se relaciona con la presencia de sobrepeso.

“Uno de los principales errores con respecto al lunch es la falta de planeación en las comidas, pues, por la mala organización del tiempo, se sacrifica la calidad nutrimental de los alimentos que se consumen”, dijo.

En la escuela los maestros también deben dar contenidos sobre una alimentación sana, sus causas y consecuencias: la carencia de un crecimiento adecuado y el desarrollo de enfermedades crónico degenerativas, como diabetes y obesidad infantil.

Involúcrelos

Según la nutricionista Ana María Tello Hernández, para que el lunch sea atractivo para los pequeños, pueden tomarse en cuenta los siguientes factores:

• Diversión: presentar los platillos de manera atractiva permitirá llamar la atención de los pequeños. El juego de figuras y texturas crujientes con suaves es una forma de lograrlo.

• Horarios: no hay que permitir que se salten ningún tiempo de comida (desayuno, comida o cena), debido a que los ayunos pueden afectar tanto su rendimiento como el crecimiento.

• Tamaño: las porciones chicas dan el efecto visual de que “terminarán pronto de comer” (y muy probablemente podrán ir a jugar). Con ello, no se recarga su estómago y puede poner más atención al momento de masticar los alimentos.

• Variedad: no hay que ofrecer el mismo desayuno o cena todos los días, ya que provocará que se cansen pronto y prefieran saltarse ese tiempo de comida.

• Bebidas: el agua o jugos deben servirse entre comidas para evitar que los pequeños se llenen rápido y coman poco.

Una probadita

El almuerzo se trata de un bocadillo o refrigerio que les brinde energía para sus actividades:

• Sándwich de queso con aguacate; tomate con jícama.

• Quesadillas de queso y champiñones; sandía.

• Avena con leche y manzana

• Barra de cereal acompañada de zanahoria; melón

• Papaya picada con yogur y granola

• Pan de pita con pavo y queso; pepinos con limón y sal

• Calabacita rellena de atún; durazno

• Chayote con queso; uvas

• Palomitas de maíz y tiritas de apio con limón