Quantcast
Mundo Hispanico
Sirviendo a la comunidad hispana de Atlanta desde 1979

Ojo, son tus ojos

4/11/2012, noon
Ojo, son tus ojos

Así como cuidas tu piel del sol, también necesitas proteger tus ojos, sobre todo durante esta temporada vacacional.

El cloro de las piscinas, las altas temperaturas, el clima seco y las actividades al aire libre favorecen la irritación ocular, por eso toma en cuenta algunas recomendaciones para cuidar el más preciado de tus sentidos.

Cuando estás en contacto frecuente con el agua de las albercas, las altas concentraciones de cloro crean microúlceras en las córneas bastante incómodas, que se manifiestan con enrojecimiento y sensación de cuerpo extraño, señala el oftalmólogo Patricio Rodríguez Valdés.

El problema no es grave, lo puedes evitar usando goggles o solucionar con la aplicación de gotas artificiales para lubricar los ojos irritados.

Una de las enfermedades oculares que se transmite a través del agua y de objetos de uso común, como toallas, es la conjuntivitis viral.
La recomendación en este caso es evitar frotarse los ojos y acudir con un especialista.

A evitar el sol

Aún cuando los ojos son tejidos resistentes al sol, una exposición prolongada, aunada a elevadas temperaturas, terminará por resecarlos y causar fatiga ocular, visión borrosa y dolor de cabeza.

Si los síntomas se prolongan por más de dos días las lesiones pueden 
infectarse.

De aquí la importancia del uso de lentes de sol, que además de ser oscuros, necesitan ofrecer protección ultravioleta, indica Rodríguez.

“Nunca se debe aplicar bloqueador solar en el párpado superior del ojo porque el sudor o el agua hacen que el producto se introduzca en el ojo y lo irrite”, manifiesta el especialista.

Además, resulta innecesario poner protector en esa zona porque mientras los ojos están abiertos el párpado no está expuesto al sol.

Accidentes peligrosos

En vacaciones aumentan las actividades al aire libre. Al practicar deportes que impliquen balones tanto niños como adultos corren el riesgo de recibir fuertes golpes en la cabeza que lastimen sus ojos.

Cuando el golpe llega a ser demasiado intenso se corre el riesgo de perder la vista.

“Tal vez no puedas prevenir el accidente, pero si el niño recibe una contusión en el ojo siempre es importante llevarlo con el oftalmólogo para que detecte cualquier sangrado, derrame o daño interno”, explica Rodríguez.

Otros factores que afectan los ojos son el clima seco y los alergenos que comúnmente se encuentran en el ambiente como polvo, polen, pelo de animales, plumas de aves, entre otros.

Este tipo de alergias por lo regular no representa un problema serio, sin embargo, en casos graves puede llegar a lesionar la córnea.

La vista es uno de los sentidos más preciados, así que no eches en lente roto las recomendaciones y ante cualquier manifestación incómoda acude con el especialista.

photo

Protéjase. Los rayos del sol de esta temporada podrían afectar sus ojos.